Luego de que se dieran a conocer fragmentos del nuevo libro de Michael Wolff, Fire and Fury: Inside the Trump White House, en los que el exasesor político de Donald Trump, Steve Bannon, calificó de “traicionera” y “antipatriótica” la reunión que sostuvo el hijo del ahora mandatario con rusos, la respuesta del magnate no podía ser más ardida. “Steve Bannon no tiene nada que ver conmigo o con mi presidencia. Cuando fue despedido, no solo perdió su trabajo, perdió la cabeza”, comentó el muuuuy cuerdo (seee) inquilino de la Casa Blanca por medio de un comunicado.

Ayer, el director de Breitbart News volvió a ser el centro de atención, al darse a conocer las declaraciones que hizo para el esperado libro de Wolff. En ellas -además de acusar que Trump Jr se reunió con gente de Rusia en plena campaña presidencial de su padre y, más importante, con conocimiento de que existía un intermediario que podría proporcionar información perjudicial para Hillary Clinton- también adelantó que se conocerá el desprecio que gente cercana al presidente estadounidense siente por éste.

Pero bueno, regresando a las agruras que se trae Trump, en su comunicado demeritó el papel que Bannon tuvo en la victoria republicana de las pasadas elecciones presidenciales, pese a que el susodicho es señalado como el hombre que moldeó el mensaje con el que Trump defendía (y defiende) sus alocadas posiciones políticas: “America First”. ¿Cómo? Desde las páginas del portal de noticias de corte ultraderechista Breitbart.

Dado el impulso que le dio a su candidatura, Trump integró a Bannon a su campaña presidencial, nombrándolo jefe ejecutivo. Los resultados hablaron y, una vez en la Casa Blanca, lo posicionó como su principal estratega político y, después, como miembro del Consejo de Seguridad Nacional del gobierno de estadounidense. De ahí que no son pocas las fotos en las que se ve a Bannon junto a Trump en reuniones sostenidas en la “Oficina Oval”. Pero el “bromance” terminó pronto y siete meses se anunció que el polémico personaje sería cortado del equipo de Trump. Con tanto peso que se le atribuía a Bannon en la toma de decisiones, especialistas señalaron que su salida se debió a un problema de ego del presidente, sobre todo porque el estratega comenzó a cuestionar la forma en que se pretendía abordar el conflicto con Corea del Norte: “es un disparate”, dijo Bannon sobre la amenaza militar que, hasta la fecha, mantiene el republicano.

En fin, tanto coraje le dio a Trump lo revelado por Bannon que tiró a la basura un libro que éste le había regalado con mucho amor… hasta con dedicatoria y toda la cosa. ¿Cuál? Una joya, que nos habla de lo que traen en la cabeza los dos personajes: Mein Kampf, de Adolf Hitler. De acuerdo con The New Yorker, Bannon regaló el libro a Trump “como muestra de amor y amistad” durante la campaña de 2016 y desde ahí no se separó de él, conservándolo como una de sus posesiones más valiosas. “Trump amaba ese libro, pero ahora siente que tener el nombre de Bannon lo arruina”, reveló uno de los asistentes del ario mandatario. Obvio, esto último es satira, pero ¿a poco no es nada difícil imaginar que así fue?

Hola, soy Álvaro. Estoy en sopitas.com desde hace algunos años. Todo ha sido diversión, incluso las críticas de los lectores. La mejor de todas: "Álvaro Cortés, córtate las manos". More by Alvaro Cortes

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook