Que lance la primera piedra aquel que no haya, o le hayan hecho, un panchazo por amor. Así ha sido desde el principio de los tiempos hasta hoy, el problema es que ahora hay gadgets que registran nuestras ridiculeces.

Tarde o temprano todos conocemos el lado menos amable de las relaciones amorosas y hace unos días fue el turno de Santiago alias “Sants”

, quien vivió un drama cuando su novia Yahaira alias “Bebé” decidió dejarlo e irse con un tal “Tavo”. No sabemos bien los detalles de la historia, pero la escena es digna de una novela de Adela Noriega.

Con este tipo de frases, Santi intentaba que la mujer a la que ama no lo abandonara:

“¡Bebita, yo te amo, no dejes que me hagan esto!” o “Bebé no te vayas, porque sé que si te vas no te volveré a ver. Bebé, ¿por qué me haces esto? ¿Acaso hay algo que yo no sé? ¡Bebita, yo te amo, no dejes que me hagan esto bebé!”

Yahaira no pelaba al Romeo que se desangraba por ella, y mejor le pidió que la dejara retirarse. Algunos gandallas grabaron lo sucedido y lo subieron a las redes sociales:

Y aquí está el “chou” desde otro ángulo, narrado por una chava buena onda:

Ni hablar, cosas del amor. Si se van a humillar así, al menos no lo hagan en un lugar público.