En México se armó la polémica por la petición de AMLO a los reyes de España para que pidieran disculpas por los crímenes de la Conquista, desde el otro lado del mundo vinieron las críticas, el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, le dedicó unos minutos a esta propuesta en su discurso y se armaron los memes. Sin embargo, esta acción —la disculpa histórica— se llevó a cabo en Bélgica, donde el primer ministro Charles Michel pidió disculpas ante el Parlamento Federal por el secuestro y maltrato de 20 mil niños originarios del Congo, Ruanda y Burundi, en las décadas del 40 y 50 del siglo XX.

Se trata de niñas y niños mestizos —hijos de los colonizadores belgas y mujeres africanas— que fueron secuestrados y enviados a Bélgica para que en el país europeo sólo estuvieran con familias adoptivas o en orfanatos de la iglesia católica.

“A nombre del gobierno Federal pido disculpas a los mestizos de la colonización y a sus familias por las injusticias y el sufrimiento a los que fueron sometidos”: Charles Michel.

“Espero que este momento solemne sea un paso más hacia la conciencia y el conocimiento de esta parte de nuestra historia nacional explicó el primer ministro en la Cámara de Representantes, al poner énfasis en la necesidad de reforzar la historia de su país y caminar hacia el reconocimiento de los ciudadanos que la conforman. Y es que varios de los niños de origen africano han sido discriminados, primero por sus padres adoptivos y luego por la misma nación, quien los señaló como “apátridas” —o sea, no tenían la garantía de sus derechos y NO eran reconocidos como belgas—. De esta manera, Bélgica pidió disculpas a los niños que nacieron bajo la colonización en el siglo XX. Las disculpas también fueron para las madres de los menores de edad “secuestrados” y sus familias.

Bélgica

Sólo para contextualizar, el Imperio colonial belga le cayó a África a finales del siglo XIX y comenzó su invasión en el Congo en 1885 hasta que esta zona logró su independencia en 1960. Ruanda y Burundi cayeron en sus manos en 1919, tras la Primera Guerra Mundial. En estas regiones se registraron historias de abusos —explotación, esclavitud y asesinatos— en contra de los nativos.

Colonias de las potencias europeas: Bélgica. Foto: Getty Images.

El marfil y el caucho eran las materias más rentables en aquella época y región. Para su explotación, los belgas utilizaron a los nativos en labores extenuantes, sin pagos y obligándolos a obedecer mediante la violencia. En fin, las disculpas del gobierno de Bélgica se derivaron del informe del Grupo de Trabajo de Expertos de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes, que observó la existencia de discriminación hasta en las instituciones de este país.

Por esta razón, se recomendó al gobierno ofrecer disculpas por “las atrocidades” cometidas en la época de la colonia en África. En este tenor, el discurso de Charles Michel fue acompañado de medidas para que los niños mestizos del país adquieran la nacionalidad que se les ha negado por años.

Charles Michel, primer ministro de Bélgica. Foto: Getty Images.