Bill Gates, Warren Buffet y Sheldon Adelson exigen reforma migratoria

A ver si a ellos si les hacen caso… “La parálisis (en la aprobación de la reforma migratoria) ciertamente nos deprime a los tres”, reza el texto escrito por los multimillonarios.

Tres de los hombres más ricos del mundo han mostrado su descontento con los legisladores estadounidenses, por bloquear avances para una reforma migratoria que ayude a legalizar y tratar de forma humana a miles de personas que permanecer indebidamente en los Estados Unidos.

“Ya es hora de que la Cámara redacte y adopte una ley que sea tan humana para los inmigrantes como benéfica para los ciudadanos del país”, señala un artículo dado a conocer en The New York Times y firmado por Bill Gates, Warren Buffett y Sheldon Adelson.

En el texto piden detener la deportación de valiosos estudiantes extranjeros, a quienes “se les debería dar la bienvenida si deciden permanecer en el país”. Además sugieren eliminar la cuota de visas otorgadas a graduados universitarios en carreras técnicas, o de ingeniería o matemáticas y quienes tengan una oferta de empleo.

migra

Si bien el peso económico que tiene el artículo del NYT es evidente, también es de destacar la “neutralidad” política que su elaboración requirió, ya que por un lado Adelson es partidario y donante de la causa de los republicanos, mientras que Buffet es asiduo contribuidor de los demócratas. Bill Gates ha financiado a los dos partidos.

Los magnates también sugieren que la reforma migratoria debería incluir la opción de que “después de que se hayan ganado el derecho” de hacerlo, las personas indocumentadas tengan la oportunidad de convertirse en ciudadanos estadounidenses; “alcanzar estas metas es posible. Nuestra política actual, sin embargo, falla gravemente en ambos frentes (…) rompan la parálisis migratoria”.

Por otra parte, señalaron que las autoridades deben asegurarse de que los migrantes sigan las reglas establecidas, para que en caso de ser violadas sean severamente castigados, incluyendo a los facilitadores. “Un Congreso que no hace nada sobre estos problemas está extendiendo una política irracional por inercia. Esto es, si los legisladores no actúan, la política se queda igual: irracional”, sentenciaron.

Hay que suponer que el apoyo a una reforma migratoria no es “de a gratis”, cuántos migrantes no tendrán trabajando para ellos?, pero como está la situación, una ayuda del bando que sea puede ser en gran medida determinante para conseguir por fin una reforma digna.

*Vía La Jornada, El Financiero