Tuto Quiroga, el tipo que hace unas semanas apantalló a uno que otro güey (cof, como Fernando Belauzarán, cof) por aventarse la puntada de llamar “cobarde matoncito” a AMLO, ahora sale por la puerta trasera de su cargo en el gobierno de Bolivia.

Y, claro, no podía irse sin aventarse otra declaración rimbombante.

Por medio de una carta difundida en sus redes sociales, Tuto Quiroga, el expresidente de Bolivia, dio por terminada su efímera misión como portavoz internacional del gobierno interino de Jeanine Áñez, la cual –según él– desempeñó en la Organización de Estados Americanos, ante representantes del Mercosur y en México.

tuto-quiroga-expresidente-bolivia

Foto: Getty Images.

En el caso de México, se le recordará a Quiroga como el hombre que metió su cucharota en un asunto que de por sí estaba ya bastante caliente: la disputa diplomática por el asilo otorgado a exfuncionarios de Evo Morales en la embajada de México en Bolivia.

“Usted ha decidido ser el padrino de los tiranos latinoamericanos, y usted es un cobarde matoncito, porque lo hemos visto pasar vergüenzas, arrodillado ante Trump, que le pone exigencias, que lo obliga a deportar a centroamericanos”, criticó Toto Quiroga en video difundido en redes.

Sin dar a conocer los motivos de su renuncia como portavoz, Quiroga rechaza las críticas que se le dejaron ir durante su tropezada función. “Porque lo inaceptable es que cuando estamos recuperando democracia (…) tilden a nuestra Bolivia de “facto” y “golpista””, agrega el exfuncionario en su misiva.

¿Quién es Tuto Quiroga?

Ahora es ídolo de muchos críticos de AMLO, pero antes, Tuto Quiroga se desempeñó como vicepresidente  y presidente de Bolivia… con no muy buenas credenciales, por cierto.

Su mentor político fue el dictador boliviano Hugo Banzer. Se presenta como un defensor de la moral y la decencia públicas, cuando ha sido procesado por corrupción. Dice abogar por los derechos humanos, pero fue el arquitecto y ejecutor de un plan antidrogas que produjo represión generalizada y el asesinato de unos 50 campesinos en el Chapare”, señala el texto “Tuto Quiroga, bufón estridente de la ultraderecha” de Rafael Croda para Proceso.

REUTERS/Henry Romero

Con escasa aceptación dentro de Bolivia (perdió en dos ocasiones en elecciones disputadas a Evo Morales), Quiroga encontró buen acomodo con el gobierno interino de Áñez… pero de lejitos, en el exterior, sobre  todo alentado por exmandatarios que comparte parte de su ideología de ultraderecha (Aznar en España, Uribe en Colombia… Calderón y Fox en México).

Aunque criticada la llegada y la forma en que se ha conducido el gobierno de Áñez en Bolivia, para Quiroga se trata de una época de oro… “nunca antes en la historia de América Latina un país ha tenido cuatro mujeres encabezando el Ejecutivo, la política exterior, el Parlamento y el Poder Judicial. Hoy Bolivia hace historia y destruye las sindicaciones trilladas con un dato irrebatible: en nuestra región todos los golpistas y fascistas han sido hombres, nunca mujeres y jamás un país liderado por cuatro damas”.

Jeanine-Áñez-evo-morales-bolivia

Foto: Getty Images.

Según el expresidente boliviano, lo anterior es lo que más calienta a AMLO (quien, por cierto, es el primer Ejecutivo en tener a una mujer en la SEGOB) y de ahí que se ha dedicado a descalificar al gobierno de Áñez. Lo mismo que el recién ascendido presidente de Argentina.

“Por eso está claro que los presidentes de México y Argentina intentaron cometer feminicidio diplomático. Pero nuestra democracia en Bolivia está de pie, nunca más de rodillas y no podrán con nosotros, ni con nuestras mujeres, ni siquiera respaldados por la vergonzosa diplomacia encapuchada de España”, asegura Quiroga.

Pero bueno, ni con tanta maravilla decidió quedarse…. O quisieron que se quedara como portavoz. Así que, por lo que sea, él ya está fuera ¿Y ahora? Bueno, se espera que siga su chamba como conferencista de la firma Thinking Heads, donde destacan su “estrecha relación con la OEA”.