Estos momentos de agitación social en el mundo entero se están convirtiendo en una verdadera crisis de Derechos Humanos internacional. Después de la represión y la violencia que se ha visto en Hong Kong, Líbano, Chile o Ecuador (por decir algunos), las mismas escenas violentas llegaron ahora a Bolivia. Durante una marcha de campesinos, este viernes, 15 de noviembre, se han reportado al menos 5 muertos por disparos.

Todo sucedió en la provincia de Cochabamba, en el centro de Bolivia.

bolivia-represion-violencia-5-muertos-protestas-policia-evo-morales-coca-jeanine-02

Foto: Especial

Las manifestaciones de este viernes comenzaron cuando un grupo de productores de coca (afines al proyecto de Evo Morales) se movilizaron en apoyo al exmandatario que se encuentra asilado en México. Entre sus peticiones está la renuncia de Jeanine Añez, la senadora de oposición que “hizo un Guaidó” y se autoproclamó presidenta de Bolivia. La marcha, que en un inicio era pacífica, subió de tono y la represión de la policía y las fuerzas armadas escaló a niveles mortales.

El cerco policial disparó municiones REALES contra sus ciudadanos y cobraron la vida de al menos 5 personas que ya fueron identificadas. Medios locales reportan (además) decenas de heridos que fueron trasladados de emergencia a los hospitales cercanos y una buena cantidad de detenidos violentamente. “Una masacre”, describió TeleSUR.

Según los datos oficiales, las protestas de Bolivia han dejado al menos trece muertos, 508 heridos y 460 detenidos en distintos incidentes.

Cabe recordar que la violencia se encuentra en distintos puntos del país andino. Desde las calles de La Paz hasta los puentes y cerros de Cochabamba. Si les sirve ver los conflictos por bando: los productores de coca (cocaleros, les dicen) son uno de los bastiones sindicales y políticos más fuertes Evo Morales. Al mismo tiempo, las Fuerzas Armadas fueron uno de los poderes que más presionaron para la renuncia del controvertido presidente latinoamericano.