Foto: Getty Images - Jair Bolsonaro

“Hay que dejar de ser un país de maricones”, dice Bolsonaro ante COVID-19

Aunque ya sabíamos cuál era la opinión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ante la pandemia de COVID-19, esta vez sobrepasó todos los límites existentes y por existir. Resulta que este 10 de noviembre durante un evento para relanzar el turismo en el país sudamericano, Bolsonaro dijo que al COVID-19 hay que enfrentarlo con coraje y dejar de ser “un país de maricones”.

Ojalá fuera broma.

El mandatario afirmó que actualmente todo aspecto de la vida es coronavirus y la pandemia y que a pesar de que lamentaba los muertos, “todos nos vamos a morir algún día” por lo que de nada sirve huir de la realidad. Acá va lo que dijo exactamente:

“Ahora todo es la pandemia. Lo siento por los muertos, lo siento. Todos vamos a morir un día, aquí todos moriremos algún día (…) De nada sirve huir de esto, de la realidad. Tenemos que dejar de ser un país de maricones”, lanzó.

No es la primera vez que Bolsonaro dice algo asó

Antes de seguir hablando de las apreciaciones del presidente, es importante mencionar cuál es la situación de Brasil ante el COVID-19. Hasta este 10 de noviembre se tiene un registro de 5 millones 675 mil 032 casos acumulados y 162 mil 628 lamentables defunciones a causa de este virus.

Brasil es el tercer país con más casos acumulados de coronavirus solo por debajo de Estados Unidos y la India.

A pesar de que la pandemia estaba en pleno auge y en peligroso aumento, en marzo Bolsonaro salió a pedir a los brasileños que regresaran a la normalidad, que el miedo que existía era por culpa de los medios de comunicación y que lo único que tenían que hacer era cuidar a las personas vulnerables como adultos mayores.

bolsonaro-tose-coronavirus

Foto: CNN en español

A la par de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, declaró que la hidroxicloroquina era la cura para el COVID-19 y que se lo estaba tomando para prevenir que le diera, cosa que no funcionó porque de todos modos se contagió. 

El asunto es que una vez que se recuperó, afirmó que como es muy deportista y hace mil cosas además de ser presidente de uno de los países más azotados por el COVID-19, solo tuvo síntomas de una “gripita” que le hizo lo que el viento a Juárez.

Incluso fue en junio pasado cuando al menos 60 sindicatos de trabajadores de la Salud y organizaciones sociales denunciaron a Bolsonaro ante la Corte Penal Internacional de la Haya por “fallas graves y mortales” en la respuesta de su administración ante la pandemia e COVID-19, es decir, crímenes contra la humanidad que apuntan al genocidio.

Bolsonaro es denunciado ante La Haya por crímenes contra la humanidad