Los que son fans de Iron Maiden, pero verdaderamente fans, sabrán que Bruce Dickinson, además de tener una voz prodigiosa, es esgrimista olímpico y piloto profesional. Sí, así es, Dickinson ha trabajado como piloto de un Boening 757 para la empresa Astraeus. En 2010, su trabajo fue tan importante en el área de los transportes aéreos que asumió el cargo de Director de Marketing de dicha empresa.

La mala noticia es que se ha anunciado que dicha empresa está en quiebra y ha decidido cancelar sus vuelos. Lo cual quiere decir, mis queridos sopicuates, que Dickinson se quedará sin trabajo.

La empresa ha justificado su cierre diciendo que el verano trajo muy poco trabajo para la aerolínea y que el invierno estaba peor.El jefe ejecutivo de la empresa, Hugh Parry, culpó a la “extrema mala suerte” y a una combinación de eventos desafortunados del derrumbe de Astraeus.

Nosotros lamentamos que Dickinson se haya quedado sin chamba en los aires y hacemos un atento llamado al gobierno federal a que lo consideren para piloto de los aviones en que viajarán los futuros secretarios de gobierno. Nosotros confiamos en Bruce.