Este 1º de septiembre se cumple un año desde que arrancó la LXIV Legislatura. Los diputados y senadores escogidos en las históricas elecciones del 2018 están cumpliendo 365 días de trabajo —no se burlen— y la verdad es que las risas no han faltado… pero sí vale la pena hacerle un recuento en serio al Congreso. Nos la deben.

Este primer año del Congreso en la cuatroté hemos visto de todo.

jesusa-rodriguez-video-maiz-ley-anuncio-raro

Foto: Captura de pantalla

Austeridad, oposiciones raquíticas, cientos de iniciativas, movidas chuecas, diputados chapulines y hasta propuestas para dejar de comer carnitas. Entre las faltas de Fernández Noroña, las locas aventuras de Jesusa, Luigi Lombardi y lo que sea que esté haciendo Ernesto D’Alessio… es momento de poner en la balanza el trabajo de los 628 legisladores que han representado a México en este primer año. 

Lo bueno

Un punto que hay que hacer hincapié es que —pareciera— sí se terminaron los mochesDe acuerdo con el Reporte Legislativo de Integralia, la mayoría parlamentaria logró reducir la influencia de los diputados en la aprobación de presupuesto. Así, se eliminaron las prerrogativas informales que se aventaban los legisladores.

También vale la pena aplaudirles por chambeadores. En este primer año se presentaron 2 mil 736 iniciativas.

Senado aprueba leyes secundarias para la Guardia Nacional; le toca a los diputados

Foto: Cuartoscuro

Ese número equivale a un aumento del 18.3% respecto al mismo periodo de la Legislatura del 2015 y a un 55% con respecto a la del 2012. Eso sí, en el mismo reporte de Integralia se aclara que no todas eran valiosas o relevantes. “Prevalece la idea de que presentar iniciativas es un indicador de buen desempeño, a pesar de que muchas sean irrelevantes o incluso carezcan de motivación, justificación e impacto presupuestario”, mencionan.

También, los resultados indican que pudieron mantener un desempeño adecuado a pesar de la austeridad. O sea, hicieron más… con mensos. Con menos, perdón.

Austeridad nivel: Martí Batres lanza el #TuppersChallenge en el Senado

Foto: Martí Batres via Twitter

Según el Reporte Legislativo elaborado por la consultoría Integralia, las medidas de austeridad darán un ahorro de 1 mil 681 millones de pesos en la Cámara de Diputados y de 965 millones en el Senado. Además, se reporta que casi todas las partidas que recortaron tenían que ver con las dietas o con los servicios personales que recibían los legisladores.

Lo malo

Pues las malas mañas persisten. Cada grupo parlamentario presenta sus gastos de manera distinta entonces no podemos saber bien en qué se gastan la lana. “La comprobación continúa siendo poco transparente”, menciona el análisis de Integralia.

Otro detallito que no les ha salido nada bien es que esta es la Legislatura con menor calidad profesional y técnica en varias décadas. El 46% de los diputados no tienen título universitario y el 39% de los senadores no tenía ninguna experiencia legislativa previa. Esto podría ser irrelevante sino fuera porque —de acuerdo con el Reporte— “impacta la calidad del trabajo técnico de las comisiones, así como el papel del Congreso para presentar alternativas de política pública”.

diputado-dormido-sesion-morena-cuarta-vez

Foto: Excélsior

También hay una bronca bastante severa. En este primer año de Congreso se han presentado violaciones al proceso legislativo.

Según el Reporte Legislativo de Integralia, las violaciones al proceso se dieron en varias ocasiones. Por ejemplo, cuando se aprobó la aprobación de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos… incumplieron al no discutirla en ambas cámaras. También, cuando aprobaron el Plan Nacional de Desarrollo se pasaron por el arco del triunfo los requisitos técnicos y legales.

“Han sido comunes la dispensa de trámites, la publicación de dictámenes finales fuera de los tiempos reglamentados y las convocatorias extemporáneas a comisiones”, remarca el análisis.

Lo feo

Una de las notas más gachas que salió de este primer año del Congreso fue el presunto ataque que una senadora sufrió en su oficina. En mayo pasado, explotó un libro-bomba en la oficina de la legisladora de Morena, Citlalli Hernández Mora.

Explota libro-bomba a la senadora de Morena, Citlalli Hernández; se lo habían enviado como regalo

Foto; Especial

Hay otras cosas feas en este primer año… y muchas tienen nombre y apellido.

Podemos empezar con el caso del diputado —ahora removido— Cipriano Charrez que participó en un accidente automovilístico. En octubre, el legislador de Morena chocó su camioneta contra un auto, el otro conductor perdió la vida y él, en presunto estado de ebriedad, huyó de la escena mientras sus escoltas le tapaban la cara para que no fuera reconocido.

También está Manuel Huerta… el diputado que las cámaras han cachado cinco veces dormido en el trabajo.

¿Se acuerdan del desastre de Manuel Velasco? Eso estuvo terrible: el gobernador estaba registrado en el Senado, pero necesitaba pedir licencia para continuar su tiempo en Chiapas. Al final del día, la mayoría de Morena le concedió el permiso…pero con un pequeño detallito: un día después, cinco diputados del Verde se pasaron a la bancada de Morena. Súper casualidad.

Manuel Velasco y Ricardo Monreal

Foto: Huffington Post

También está el día en que los legisladores asistieron y promocionaron un curioso homenaje que no es homenaje en Bellas Artes.

En mayo, varios diputados y senadores —en compañía de las autoridades de Cultura— asistieron y permitieron un eventito en honor al líder de la iglesia de la Luz del Mundo. Entre acusaciones de violaciones al Estado Laico, las autoridades reservaron  la información e hicieron como que la virgen les hablaba.

¿Y el homenajeado? En la cárcel por tráfico de menores y pornografía infantil.

Foto: Reuters

También podríamos recordar el día que Fernández Noroña se fue a pelear a las oficinas de Twitter en horario laboral, las locas aventuras de Jesusa Rodríguez, los resbalones mentales de Sergio Mayer, los pleitos internos en Morena, las extrañas porras a Venezuela, los paseos del junior norteño a Qatar y decenas de cosas chuscas que el Congreso nos ha regalado en estos meses. ¿Cuál es su favorita?

*Con información de Integralia