La estatua de El Caballito, obra del escultor Manuel Tolsá, fue entregada este miércoles 28 de junio después de haber recibido un baño corrosivo de ácido nítrico hace 3 años y 9 meses. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) indicó que el proceso de restauración y conservación que permitió restituir la escultura ecuestre de Carlos IV concluyó tras más de un año de trabajos. Hasta el día de ayer, la escultura todavía se encontraba envuelta en una manta blanca que no permitía ver totalmente la recuperación del monumento. La intervención a El Caballito fue realizada entre 2016 y 2017 por un grupo interdisciplinario del INAH que atendió la emblemática estatua del Centro Histórico: desde su basamento, su estructura metálica y hasta su pedestal.

El Caballito es una escultura de bronce creada por el escultor, ingeniero y arquitecto español Manuel Vicente Agustín Tolsá y Sarrión en honor al Rey Carlos IV de España. La pieza está ubicada en la plaza que lleva el mismo nombre de su creador, ubicada en la calle de Tacuba, en el Centro de la Ciudad de México. Los daños en su estructura se registraron en septiembre de 2013, cuando trabajadores del Gobierno de Distrito Federal utilizaron ácidos para limpiarla… lo cual afectó a El Caballito de manera casi irreversible. El Fideicomiso del Centro Histórico, entonces, alegó que no hubo coordinación entre las instancias autorizadas para intervenir el monumento. Al evento de este miércoles asistieron Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la CDMX, Diego Prieto, titular del INAH, y la secretaria de Cultura Federal, María Cristina García Cepeda.

De acuerdo con El Universal, el presupuesto para restaurar la obra de Manuel Tolsá ascendió a 7.5 millones de pesos. Esta cantidad fue aportada por la Ciudad de México.

#LoÚltimo La estatua de El Caballito fue entregada, ya restaurada, tras 3 años y 9 meses de que recibió un baño corrosivo con ácido nítrico pic.twitter.com/DIIPpOjR0H