Cachan a congresista americano mandando fotos semidesnudo por internet

Christopher Lee es un hombre de política, Republicano, felizmente casado, todo una personaje moral. Eso es en carne y hueso, porque en su perfil en la página para citas Craigslist “Women Seeking Men” es otra cosa. Divorciado, un tipo ejercitado, divertido y con mucha clase.

Un 14 de enero una mujer retó a la comunidad de la página de citas, ella buscaba un hombre seguro, económica y emocionalmente y no los sapos que abundaban en la página. Ni tardo ni perezoso, Lee contestó a la mujer, desde la cuenta de Gmail que el congresista usa habitualmente, la misma cuenta que usa para su cuenta de Facebook, la cual borró a causa del siguiente escándalo.

En el correo el congresista se presentó a sí mismo como un hombre divorciado y sensual, lo cual comprobó con una fotografía lamentable,que hizo que toda virilidad quedara perdida en el cliché de las quinceañeras inocentes en bikini frente al espejo del baño. Dijo tener 39 años cuando en realidad tiene 46, y sobre el divorcio, el hombre es “felizmente casado” pero no creo que por mucho tiempo.

Les pego aquí la conversación para que vean el nivel de ñoñez que se se manejan algunos republicanos gringos:


Luego de unos cuantos mails, la mujer decidió googlear a Christopher Lee y descubrió la realidad, el matrimonio, el hijo, el trabajo y la edad. No sabemos si por despecho o por maldad pura, la mujer envió la correspondencia que sostuvo con el congresista a la revista Gawker.

Ahora el pobre hombre ha renunciado a su cargo con la cabeza baja y acompañando su salida con estas conmovedoras palabras: “Lamento el daño causado a mi familia, mi equipo y mis votantes. Pido profundas y sinceras disculpas a todos ellos. He cometido graves errores y prometo trabajar tan duro como pueda para conseguir su perdón”.

El único error que yo si veo irreparable es haber manchado nuestras pupilas con tan asquerosa fotografía. ¿Crisis de los 40 o qué?¿A quién demonios se le ocurre mentir en internet usando su nombre real y siendo un personaje público? Ni modo, mano, a trabajar como se debe por andar metiendo la pata con tal embarradero.