Esta es una de esas historias que te van a hacer enojar y te harán pensar en lo que tienen algunas personas en la cabeza para hacer daño a sus propios hijos. Mejor prepárate. 

Este viernes en Estados Unidos, David Allen Torpin de 57 años y Louise Ann Turpin de 50 años fueron condenados a cadena perpetua con la única posibilidad de obtener su libertad condicional después de haber pasado 25 años tras las rejas.

Mundo enfermo y triste: Cadena perpetua para pareja que torturó a sus hijos por años en EUA

Foto: Getty Images

¿Qué hicieron? Más bien, qué no hicieron… 

A principios de 2018, la pareja fue detenida en el suburbio de Perris, en el estado de California, por mantener a sus 13 hijos en condiciones infrahumanas durante años. Cuando la policía acudió al domicilio, encontraron que sus hijos estaban encadenados a sus camas, desnutridos e incluso algunos jamás habían salido a la calle.

Es increíble que la edad de los hijos rescatados vaya de entre los 2 y los 29 años ¡algunos ya son adultos!

La llamada a la policía la hizo una niña de 17 años que pidió ayuda afirmando que sus 12 hermanos estaban secuestrados en su casa.

Mundo enfermo y triste: Cadena perpetua para pareja que torturó a sus hijos por años en EUA

Foto: Getty Images

Finalmente en febrero de este año, Louise y David se declararon culpables de 14 cargos (cada uno) por tortura, detención ilegal, maltrato a adultos, maltrato a menores, entre otras cosas. Afortunadamente el hijo más pequeño, un bebé, no mostró pruebas de abuso, por lo que no hay cargos por ese menor.

Para dimensionar este infierno es importante mencionar que los todos vivían de noche todo el tiempo, por años no vieron la luz del sol, no iban a la escuela, no comían y estaban encadenados.

Mundo enfermo y triste: Cadena perpetua para pareja que torturó a sus hijos por años en EUA

Foto: Getty Images

Este viernes, mientras los hijos declaraban en contra de los padres por el infierno que los hicieron pasar, David y Louise pidieron perdón entre lágrimas y se atrevieron a declararles el “amor profundo” que les tenían a todos.

Si es que consiguen la libertad condicional tras pasar años en la cárcel, el padre tendría 82 años y la madre 75.

Con información de El País