El sector salud de nuestro país ha luchado por muchos años en contra de las adicciones en la población: campañas de concientización, terapias de rehabilitación, etc. Sin embargo el candidato del PRI a la gubernatura de Baja California, Enrique Acosta Fregoso, afirma que la solución es más simple: un implante. 

Al hablar de sus propuestas, el candidato prometió que si gana en las próximas elecciones, va a destinar un porcentaje del presupuesto para el desarrollo de implantes de naltrexona, un medicamento que ayudaría a los adictos a superar la adicción al alcohol o cualquier otra droga más rápida y económicamente.

Fragoso explicó que esta sustancia que se ofrecerá ayuda a los pacientes a disminuir las ansias de una desintoxicación, por lo que los jóvenes no tendría que estar internados en centros de rehabilitación.

Señaló que este tema está muy ligado a la inseguridad en el estado de Baja California ya que la mayoría de los robos son cometidos por personas adictas.


Obviamente esta propuesta ha causado mucha polémica entre los usuarios en redes sociales.