Caos y represión en Libia

Las peores amenazas del régimen libio contra los manifestantes fueron cumplidas.

Las peores amenazas del régimen libio contra los manifestantes fueron cumplidas. El día de ayer el gobierno Libio decidió sofocar las manifestaciones populares en contra de Gadafi y con bombarderos y tanques dispersó la revuelta Libia en Tripoli, el último de los bastiones de la oligarquía en el poder y ciudad en la que ayer se habían extendido las protestas contra Muamar el Gadafi, el dictador que dirige el país desde hace 42 años.

Según las versiones de los manifestantes que han logrado eludir el cerco informativo impuesto al internet y las redes sociales, en las calles de la capital hay cadáveres tirados y se escuchan disparos de artillería pesada, mientras que la aviación ha abierto fuego contra la multitud desde el aire.

“Lo que estamos presenciando hoy es inimaginable. Aviones y helicópteros militares están bombardeando un barrio tras otro”, ha asegurado Adel Mohamed Saleh, un hombre que se declara activista anti-Gadafi. Según Saleh, contactado telefónicamente por Reuters, los bombardeos se suceden “cada 20 minutos” y están produciendo “muchísimos muertos”

Dentro de la confusión que enmarca todo lo que está pasando en Libia, dos cazas del Ejército libio aterrizaron ayer en Malta (a unos 350 kilómetros de Trípoli). El diario Times of Malta asegura que los pilotos de los dos cazas son coroneles que han pedido asilo político tras recibir la orden de bombardear a los manifestantes.

La represión violenta del regimen contra los amnifestantes ha levantado ya una ola de críticas a nivel internaciona contra Gadafi, quien hasta hace poco fuera el tirano favorito de Occidente por el pétroleo de su país, y ha provocado tambièn lo impensable: al interior del regimen la camarilla de Gadafi empieza a rebelarse.

Ayer, el ministro de Justicia, Mustafá Abul Jalil, ha anunciado su dimisión, una muestra pequeña pero significativa de que al interior de Libia soplan vientos de cambio.

Top Relacionadas