Digna de una maldición de algún dios, el sur de la Florida está viviendo una plaga sacada de un episodio bíblico. No son ranas, langostas o lluvia de sangre. Se trata de la invasión de caracoles gigantes.

Tampoco es una secuela de alguna película de ciencia ficción. El caracol gigante africano ha desembarcado en forma de plaga en la zona de Miami. Pero esto no es nuevo. En septiembre de 2011 fue cuando se vio al primer caracol y ahora ya se han localizado 117 mil.

No obstante, la plaga de los caracoles gigantes africanos viene de los años sesenta, pero tras diez años fue erradicada. Ahora están de regreso y se cree que fue gracias un joven que viajó a África y los crió como animales domésticos, hasta que su abuela se cansó y los dejó sueltos en el jardín de su casa.

El animalito en cuestión puede llegar a medir lo mismo que una rata (de cuatro patas, no de dos) y es capaz de atacar a más de 500 especies de plantas, lo que tiene muuuy preocupados a los habitantes de la zona de Miami.

De acuerdo a la vocera del gobierno de Florida, Denis Feiber, se han capturado mil caracoles por semana y ahora se vienen más, pues los caracoles se encuentran en plena temporada de hibernación y encontraron en esta zona de los Estados Unidos, la mejor para “acampar”.

Algunas características del caracol gigante africano:

  • La concha del molusco llega a unas dimensiones de hasta 25-30 centímetros de longitud y 8 de alto.
  • Se encuentra en el top 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.
  • Es hermafrodita y puede producir hasta 1,200 huevecillos al año.
  • El caracol alberga parásitos dañinos para el ser humano.

Ahora es cuando los gringos quisieran que sus héroes de comics fueran verdad…

***Vía The Huffington Post