Carrera espacial: China también pone dos satélites en órbita

China no se queda atrás en la carrera espacial, lanzando dos satélites en órbita con fines de observación, el mismo día que el lanzamiento de SpaceX

Mientras los ojos del mundo no perdían detalle del primer lanzamiento tripulado de SpaceX, China no se quiso quedar atrás en la competencia espacial y, el mismo sábado 30 de mayo del 2020 pero,  del otro lado del mundo, lanzó desde el Centro Espacial de Xinchang, el cohete Long March-11 cuya misión fue poner dos satélites en órbita, mismos que servirán para experimentar nuevas tecnologías de observación de la Tierra.

Aunque claramente ambas misiones son completamente distintas, la Administración Espacial China, CNSA por sus siglas en inglés,  también hizo su gran contribución al planeta- Para empezar, el Long March-11 despegó por primera vez desde una plataforma completamente distinta a la acostumbrada  en Jiuquan, siendo la misión todo un éxito además, los experimentos de observación y monitoreo que se realicen desde los satélites serán de gran utilidad para estudios posteriores del planeta.

Del otro lado del mundo: Así fue el lanzamiento chino para poner dos satélites en órbita

Facebook

El lanzamiento realizado desde el centro espacial ubicado en la provincia sudoccidental de Sichuan, fue casi 10 horas antes que el del Centro Kennedy. La misma emoción que vivimos pasadas las dos de la tarde, la vivían los astrónomos chinos a las cuatro con 13 horas del sábado, hora de Beijing.

A casi un año del primer lanzamiento del Long March-11, en junio del 2019,  esta misión significa la número 332 de la Familia Long March, siendo este, la única aeronave espacial de la familia de cohetes, en ser alimentado por combustibles sólidos y específicamente diseñado para transportar satélites pequeños.

Del otro lado del mundo: Así fue el lanzamiento chino para poner dos satélites en órbita

Facebook

Peng Kunya, diseñador de la nave, dijo a Xinhua que esta es  la primera vez que un cohete de este modelo modelo Long March se lanza desde Xichang, (anteriormente ya lo había hecho desde una plataforma submarina),  lo que demuestra su adaptabilidad a diferentes lugares de despegue.

Sin duda, este es un mérito más para el Ejército Popular Chino y la CSNA, quienes después de fallar en el lanzamiento del Long-March-5 en 2016, por falta de propulsión y en 2017 por una bomba turbo que hizo explotar el motor principal, no han fallado otra misión.