Hoy es el último día de la presidencia de Barack Obama. Hace unas horas, mientras un montón de artistas daban la bienvenida al nuevo presidente, Donald Trump, Obama publicó una carta para despedirse del pueblo estadounidense. Aquí la dejamos en su totalidad.

Gracias

Me hicieron un mejor presidente, y me hicieron un mejor hombre.

Queridos estadounidenses:

Es una larga tradición para el presidente de Estados Unidos dejar una carta de despedida en el Despacho Oval para el presidente electo que tome su lugar. La carta está destinada a compartir lo que conocemos, lo que hemos aprendido y cualquier tipo de consejo que pueda ayudar a nuestro sucesor a asumir la gran responsabilidad implica la presidencia de nuestro país y el liderazgo del mundo libre.

Pero antes de que deje mi nota para nuestro cuadragésimo quinto presidente, quería dar las gracias una última vez por el honor de servir como su cuadragésimo cuarto. Porque todo lo que he aprendido durante el tiempo que estuve a cargo, lo aprendí de ustedes. Me hicieron un mejor presidente, y me hicieron un mejor hombre.

A través de estos ocho años, han sido la fuente de bondad, resistencia y esperanza de la que he sacado fuerza. He visto a vecinos y comunidades apoyarse los unos a los otros durante la peor crisis económica de nuestra era. He acompañado a las familias en su luto y búsqueda de respuestas y encontrado la gracia en una iglesia de Charleston.

La esperanza de nuestros universitarios y oficiales militares más jóvenes me ha inspirado. He visto a nuestros científicos ayudar a un hombre paralizado a recuperar su sentido del tacto, y a guerreros heridos que estuvieron a punto de morir, caminar de nuevo. He visto a estadounidenses cuyas vidas se han salvado porque finalmente tienen acceso a un servicio médico y a familias cuyas vidas han cambiado porque sus matrimonios son reconocidos como iguales a los nuestros. He visto a niños pequeños recordarnos a través de sus acciones y su generosidad, nuestra obligación de cuidar a los refugiados, de trabajar por la paz y sobre todo, de cuidar los unos de los otros.

Los he visto a ustedes, pueblo estadounidense, con toda su decencia, determinación, buen humor y bondad. Y en sus actos diarios como ciudadanos, he visto cómo nuestro futuro se despliega.

Todos nosotros, sin importar el partido, deberíamos concentrarnos en ese trabajo: el dichoso trabajo de ser un ciudadano. No solamente cuando haya elecciones, no solamente cuando nuestro propio interés esté en juego, sino durante nuestra vida entera.

Estaré con ustedes a cada paso del camino.

Y cuando el ritmo del progreso parezca lento, recuerden: Estados Unidos no es el proyecto de una sola persona. La palabra más poderosa en nuestra democracia es la palabra “nosotros”. “Nosotros, el pueblo”. “Hemos de vencer”.

Sí, nosotros podemos.

Y si quieren permanecer en contacto, pueden suscribirse aquí para seguir recibiendo actualizaciones de mi parte.