Un grupo de ladrones asaltó la Casa de Moneda en la Ciudad de México y en tan solo 10 minutos, se llevaron mil 567 centenarios y algunos relojes conmemorativos. Tremendo atraco valuado en 52 millones de pesos. Aunque las veloces autoridades mexicanas ya trabajan en la investigación —no se rían— es la fecha que ni sus luces de las valiosas monedas de oro robadas… y los expertos dicen que ya no las vamos a ver.

Joyeros entrevistados por El Financiero aseguran que, gracias a lo mediático del asunto, nadie se va a animar a comprar los centenarios robados y que, si los ladrones se ponen vivos, deberían de fundirlos para venderlos en lingotes.

casa-moneda-centenario-robo-lingotes-fundido-01

Foto: Casa de Moneda

“El tema se calentó demasiado, nadie va a querer comprar esos centenarios robados, cualquiera que lo haga se pone de inmediato en la mira de la policía y nadie va a querer asumir ese riesgo”, le mencionaron al diario capitalino. “Si hay alguna mente maquiavélica detrás de todo esto, es decir, una mente maestra, esos centenarios ahorita ya los estarían fundiendo para hacer lingotes, porque los lingotes se venden más rápido y más caro”. 

Cada centenario robado equivale a 37.5 gramos de oro puro. Entonces, si sacamos las cuentas con los mil 567 centenarios que se peinó la versión mexicana de ‘La Casa de Papel’, estamos hablando de 59 kilogramos de oro puro… y uno sufriéndola cargando el garrafón.

Volviendo al tema en serio: siguiendo con las medidas estándares de los lingotes internacionalmente, una sola pieza —de los chidas, porque hay varios tamaños— trae 12.4 kilogramos de oro. Entonces, los ladrones de centenarios de la Casa de Moneda de la CDMX pudieron haber fabricado 4 lingotes y les sobraron casi 10 kilos para revender en otras presentaciones.

*Con información del Financiero