Foto: Fernando Cantón/ @garciag28293010

En Chiapas y Oaxaca pobladores protestan contra “fumigaciones para matarlos”

Recientemente, por medio de WhatsApp, pobladores de San Antonio de la Cal, en Oaxaca, recibieron información de que las jornadas de sanitización llevadas a cabo por el gobierno eran en realidad para esparcir el COVID-19.

Debido a esto, las personas salieron de sus casas y se dirigieron al palacio municipal para evitar que se sanitizaran las calles e incluso retuvieron a los trabajadores que realizan esta labor, mismos que fueron rescatados por la policía.

De acuerdo con los manifestantes, la sustancia que utilizar para esparcir en las calles produce un olor que ya ha matado a algunos pobladores, por lo que afirman que en realidad se trata del coronavirus.

A la llegada de elementos de la policía, los pobladores afirmaron que cuando alguien ingresa a un hospital por cualquier enfermedad, salen con coronavirus. Dicen que en realidad el virus no existe y que lo que les inyectan en los hospitales es lo que los está matando.

oaxaca-antonio-cal-sanitizante-1

Foto: @garciag28293010

Ante esta situación, el edil del municipio oaxaqueño explicó que todo se originó por un mal entendido por lo que por el momento se suspendieron las jornadas de sanitización. Afirmó que la sustancia para sanitizar contiene cloro, no coronavirus.

Algo similar ocurrió en el municipio de Venustiano Carranza, en Chiapas.

Por medio de redes sociales se difundió el mensaje de que recientemente se había derribado un dron que sobrevolaba la zona esparciendo un “polvo” llamado “paraquat que al ser inhalado causaba problemas en los pulmones.

Es por eso que piden a la población no salir sin cubrebocas y alejarse inmediatamente en caso de observar el temido dron.

redes-sociales-venustiano-carranza-dron

Foto: @barbeandi2019 vía Twitter

Lo anterior provocó que ayer por la noche los pobladores salieran a las calles e incendiaran la alcaldía por “esparcir veneno” para matar a la gente.

Pero la cosa no se quedó ahí. De acuerdo con medios locales, los inconformes también atacaron la casa del edil y vandalizaron una tienda Elektra.

Ante esto, el Poder Judicial de Chiapas respaldó al gobernador Rutilio Escandón Cárdenas en las acciones para restablecer la paz en el municipio donde “un grupo de delincuentes atentó contra los derechos y propiedades de los habitantes.

Ya se iniciaron las investigaciones para dar con los responsables.