Cuando queremos, los mexicanos logramos grandes cosas, a pesar de los múltiples obstáculos y precarias situaciones de nuestro país. Un claro ejemplo de lo anterior es Adilene Silva Bustillos, joven rarámuri de 23 años que el 16 de mayo obtuvo la medalla Chihuahua al Mérito Educativo 2017 por su trabajo “Haciendo un gran sueño para un futuro mejor” en la categoría de Trabajo Individual. A través de este trabajo busca “apoyar a los alumnos de Primaria y Secundaria, así como involucrar a los padres en la educación de sus hijos”.

Ella es líder para la Educación Comunitaria del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) y está orgullosa por ser rarámuri y trabajar para que los jóvenes que acuden a la Secundaria en la comunidad de El Tigre, municipio de Balleza, terminen sus estudios.

vía Facebook

Adilene comentó que en “el aprendizaje de los niños tienen que involucrar a los padres. Muchos de ellos son jornaleros migrantes, que van a la pizca de chile al norte, y no les importa si los niños aprenden o no”. Durante los tres años que lleva trabajando en la escuela de la Conafe, ha trabajado para generar consciencia en los padres de familia: “poco a poco ha cambiado el desinterés. En las juntas que tenemos, ellos comprenden la importancia de los trabajos de investigación y las tareas, y ayudan a sus hijos”. El objetivo principal es  rescatar las costumbres y tradiciones indígenas como el baile, las artesanías, el tejido, y especialmente la lengua rarámuri. Además es importante mejorar la calidad de vida de los niños y sus familias.

En mi familia, mis padres saben la importancia de conservar la lengua materna, es fundamental hablar rarámuri, al igual que el español, me enseñaron los dos idiomas y no nos avergonzamos al expresarnos en lengua indígena, al contrario, es un orgullo, dijo.

Ella aboga por una educación bilingüe: “en la escuela les enseñó en los dos idiomas”. Asimismo comentó que es importante que los padres no se lleven a sus hijos a trabajar durante la temporada de la pizca de chile (que dura aproximadamente tres meses), ya que los niños sufren condiciones adversas e insalubres, además de atrasarse con sus estudios. 

¡Felicidades Adilene!

via GIPHY

Su trabajo es admirable y este reconocimiento no es suficiente para reconocer su esfuerzo. Ojalá el gobierno del estado de Chihuahua no sólo se cuelgue la medallita del logro de Adilene y dé continuidad a este reconocimiento con apoyo constante a la labor de esta profesora y a la comunidad rarámuri.