¿Todos ganaron con Sedesol? Al parecer, particulares y empresas fantasma tienen una historia de éxito durante el sexenio de EPN. En este caso, se trata de un chofer que llegó a ser director adjunto de un oficial mayor en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) durante la gestión de Rosario Robles.

De acuerdo con una investigación de Fátima Monterrosa, de Noticieros Televisa —presentada en el noticiario de Denise Maerker—, el chofer, identificado como Roberto Gómez Morales, alcanzó altos niveles en estas dependencias al trabajar con Emilio Zebadúa González, quien se desempeñó como oficial mayor en Sedesol y Sedatu.

De chofer a director general adjunto 

Roberto Gómez  Morales es originario de Ciudad de México —proviene de una familia que se dedicaba en la venta de tacos—, pero su suerte cambió.

Desde hace 15 años trabaja con Zebadúa González, sin embargo, fue hasta diciembre de 2012 que Gómez se incorporó a Sedesol y... todo dio un giro drástico en 2015, cuando Zebadúa fue nombrado oficial mayor y, por ende, Gómez ascendió como director general adjunto —con un sueldo nada despreciable de 63 mil pesos mensuales—.

El historial 

Antes de asumir el cargo de director general adjunto, Gómez compró el rancho la Gloria —integrado por 42 hectáreas, en el municipio de Huehuetán, en Chiapas—.

Y, ¿luego? El detalle de está adquisición radica en que para poder hacerlo, Gómez se cambió de apellido materno y dijo ser hijo de Gloria González Fuentevilla.

En la escritura del terreno se señala que Gloria González Fuentevilla donaba el lugar a título gratuito —de manera pura y simple— a favor de su hijo Roberto Gómez González. Y ojo aquí, la investigación encontró que a este lugar se le catalogó con un valor de 816 mil pesos.

Obvio, en el acta de nacimiento de Roberto Gómez Morales, su mamá es otra persona. Sin embargo, a pesar de la emisión de documentos inconsistentes, el Notario Público 78 pareció no darse cuenta y realizó el trámite.

En fin, entre 2015 y 2016 —ya como director adjunto—, Gómez invirtió más de 20 millones de pesos a este terreno: se construyeron casas de descanso con alberca, granjas de producción piscícola —es decir, de peces—, lácteos, borregos, ganado y cerdos.

Además, se compró maquinaria, camiones de carga y vehículos.

Aparecen las dependencias de gobierno

En este punto, la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) le dio permisos de aprovechamiento con “fines de subsistencia” para tener un zoológico —de animales exóticos—.

Y para julio de 2017, ya con todo lo equipado, Roberto Gómez simuló la venta de este rancho. Según el contrato, fue vendido en un millón 210 mil pesos a Aarón Pérez Liy —quien vive en una colonia popular de Tapachula, Chiapas—.

De nueva cuenta, para este trámite, Gómez simuló llamarse Roberto Gómez González y hasta utilizó la misma credencial de elector con los apellidos Gómez Morales —en vez de Gómez González— . El notario permitió este registro aunque los nombres no coincidían.

Actualmente, este rancho es utilizado por Gómez y su familia —que cuenta con permisos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para conducir unidades del servicio público federal—.

Este es sólo un ejemplo de los presuntos alcances de Sedesol, Secretaría que tiene como objetivo incentivar el bienestar social y que con la entrada de AMLO cambiará a la Secretaría del Bienestar.

**Foto de portada: Noticieros Televisa.