Este jueves alrededor de las 09:12 horas, la nave espacial rusa Soyus aterrizó en Kasajistán. Con la nave regresaron a casa la astronauta estadounidense Christina Koch, el astronauta italiano Luca Parmitano y el ruso Aleksandr Skvortsov.

Con la llegada a la Tierra, Koch rompió varios récords históricos.

Para empezar se trata del vuelo espacial más largo de la historia realizado por una mujer. Para Koch fue el primer viaje al espacio y duró 328 días, superando al récord de Scott Kelly por 12 días.

Además es el segundo vuelo espacial más largo realizado por un astronauta estadounidense.

Por si no fuera suficiente ya, se trata del séptimo vuelo espacial más largo si hablamos de todos los estadounidenses que han ido al espacio.

Foto: NASA

¿No es suficiente para celebrar su hazaña? Vamos con más datos.

Koch, desde la Estación Espacial Internacional, completó 5 mil 248 órbitas de la Tierra y realizó un viaje de nada más y nada menos 139 millones de millas, lo que son más de 223 millones de kilómetros.

Esta cifra es equivalente a 291 viajes a la Luna y de regreso.

La astronauta estadounidense condujo un total de 6 caminatas espaciales durante los 11 meses en órbita, incluidas las tres primeras caminatas espaciales para mujeres. Pasó 42 horas y 15 minutos fuera de la Estación Espacial Internacional.

Esta caminata espacial para mujeres estaba siendo planeada y organizada por la NASA desde el año pasado. Fueron dos astronautas mujeres las que pasaron a la historia por esto: Cristina Koch y Jessica Meir.

nasa-primer-caminata-espacial-solo-mujeres-octubre-historico-espacio

Foto: NASA

Esta caminata tuvo que ser cancelada al menos en dos ocasiones debido a que no había trajes espaciales del tamaño adecuado. No, no es broma.

De acuerdo con la NASA, después de los controles médicos posteriores al aterrizaje, la tripulación del Soyuz regresará a la ciudad de recuperación en Karaganda, en Kazajistán. Koch abordará un avión para regresar a Houston.

Gracias a todo el tiempo que pasó Koch en el espacio, los investigadores podrán observar los efectos de los vuelos espaciales de larga duración en una mujer.

Foto: NASA

La expedición en la que participó esta astronauta contribuyó en cientos de experimentos en biología, ciencias de la Tierra, ciencias físicas y desarrollo de tecnología, incluidas mejoras en el Espectrómetro magnético alfa en un esfuerzo por extender su vida y apoyar su misión de buscar evidencia de materia oscura, así como prueba de impresoras biológicas 3D para imprimir tejidos similares a órganos en microgravedad.