La CIA sabía de los ataques del 9/11

Vía Truth Jihad Extreme Prejudice es el nombre del libro de Susan Lindauer, periodista y activista que fue acusada de conspirar contra el gobierno de Estados Unidos y ser aliada de Irak a principios de la década.

Vía Truth Jihad

Extreme Prejudice

es el nombre del libro de Susan Lindauer, periodista y activista que fue acusada de conspirar contra el gobierno de Estados Unidos y ser aliada de Irak a principios de la década.

Tanto en esta publicación como en anteriores entrevistas, Lindauer reveló que, como agente de la CIA, sabía que los ataques a las Torres Gemelas en Nueva York fueron orquestados por la agencia de inteligencia israelí Mossad y la organización donde trabajaba. Declaró que ambas instituciones se encargarían de difundir imágenes en los medios, e incluso de derrumbar estos emblemas de Nueva York con sustancias especiales luego del choque.

Aunque algunos toman con reservas estas declaraciones, pues Lindauer fue liberada de su arresto por presentar problemas mentales (aunque sus abogados siempre lo negaron), su voz ha hecho eco y su testimonio ha sido parte de las incontables pruebas que muestran lo absurda e innecesaria que fue la guerra en Irak.

Lo que sí es verdad es que Lindauer trabajó para la CIA en este país, como un contacto secreto. Manejada por Richard Fuisz, por medio de su superior ella supo meses antes sobre un posible ataque, organizado por la agencia de investigación israelí. Esta misma información fue parte de las amenazas que Lindauer presentaría para presionar al gobierno y conseguir varios contratos favorables a Estados Unidos. Ante el argumento de una próxima guerra, el gobierno cedió en la compra de millones de autos norteamericanos, información sobre el terrorismo y el apoyo del mismísimo Saddam Hussein.

Pero las negociaciones no sirvieron de nada, pues el supuesto ataque ya estaba en marcha. Como ella lo explica, los políticos preferían la atención y la fama que una intervención les traería. Después de los ataques, ella fue encarcelada. Como otros agentes, prefirieron silenciarla, aunque posteriormente fuera exonerada de las acusaciones.

Bien librada de este asunto, Lindauer es de las pocas que han vivido para contar su experiencia y hablar de la información que llegó a sus manos. Un caso similar fue el de William Cooper, quien en su programa de radio dio algunos detalles de este montaje, en el que incluso señaló que Osama bin Lade sería culpado.


Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)