En junio del año pasado, dos telescopios ubicados en Cerro Tololo, Chile, detectaron una potente fuente de luz en el cielo. Estos telescopios pertenecen al “Censo Automatizado de Supernovas de Cielo Completo” (ASAS-SN), un proyecto comandado por Estados Unidos, que se dedica a explorar la bóveda celeste en busca de nuevos fenómenos astronómicos

.

Desde entonces, una multitud de telescopios, tanto terrestres como espaciales, se han dedicado a observar aquél misterioso destello, que de acuerdo con los primeros análisis, podría tratarse de la explosión estelar más potente de la historia.

El equipo de ASAS-SN detalló todo lo que han podido averiguar sobre esta enigmática supernova, a la que nombraron “ASASSN15lh“, a través de la publicación ‘Science‘, en la que expresan la sorpresa e incertidumbre de los astrónomos ante este nuevo fenómeno, pues no se parece a ninguna de las más de 200 supernovas que se han descubierto desde el 2014.

1452794836_243503_1452852273_sumario_grande

Es dos veces más brillante que cualquier otra explosión estelar registrada y 20 veces más luminosa que todas las estrellas de nuestra galaxia juntas, de hecho el equipo internacional de astrónomos del ASAS-SN aún no puede explicar como es posible que esta supernova libere tanta energía, “sin violar leyes fundamentales de la física”.

El astrónomo José Pietro, perteneciente al Instituto Milenio de Astrofísica y la Universidad Diego Portales de Chile, propone la siguiente explicación: “Pensé que una posibilidad es que fuera una ‘supernova superluminosa‘, una clase de objetos muy poco frecuentes”.

La ASASSN15lh se encuentra a a 3.800 millones de años luz de la Tierra, en una galaxia aún más grande que la Vía Láctea, por lo que no supone una amenaza para nuestro planeta.

Aunque aún hay muchas interrogantes alrededor de este nuevo fenómeno, los astrónomos han comunicado que usarán el telescopio espacial Hubble para intentar revelar su secreto.

**Vía El País