Cuando nos imaginamos el futuro creemos que estará lleno de coches voladores, robots y ropa autoajustable, pero es una realidad que la tecnología que se ha desarrollado hasta el momento ha superado las expectativas de muchos y por supuesto busca ayudar a miles de personas.

Un grupo de científicos publicó un estudio en Nature Biotechnology, en el cual confirman que pudieron imprimir músculos, cartílago y huesos a escala humana en una impresora 3D, aunque lo realmente impresionante es que pudieron implantarlas con éxito.

Los estudios en el área del tejido y el desarrollo de tecnología para este ha ido avanzando con los años, como el programa que busca anticipar cómo las células responden a diferentes fármacos, todo a través de un chip en el tejido. A estos esfuerzos se suma el de las bio- impresoras 3D.

El nuevo sistema llamado Integrated Tissue and Organ Printing (ITOP por sus siglas en inglés), es una impresora parecida a la que tenemos en nuestras casas, solo que en vez de inyectar tinta, utiliza andamios biodegradables y un gel a base de agua lleno de células vivas. Los andamios dan soporte a la estructura para que sobreviva el transplante, mientras que el gel a base de agua con las células, asegura que el oxígeno y los nutrientes puedan entrar al sistema. Es así como el tejido impreso puede crecer seguro y formar vasos sanguíneos.

Los científicos lograron imprimir quijadas, músculo y un cartílago con forma de oreja y los implantaron en roedores donde prosperaron.

Este nuevo tejido e impresora orgánica es un gran avance en nuestra búsqueda por hacer tejido para nuestros pacientes. Puede fabricar un tejido estable y a escala humana de cualquier forma. Con mayor desarrollo, esta tecnología podría usarse para imprimir tejido vivo y estructuras de órganos para implantarlos quirúrgicamente, declaró Anthony Atala, quien es parte de la investigación.

Este avance significa que los científicos alguna vez podrán imprimir partes del cuerpo personalizadas para pacientes cuyos huesos, músculos y cartílago fueron dañados. Aún hay mucho camino por recorrer, como probar las orejas de ITOP en humanos.

***Vía: Mentalfloss