Foto: Cuartoscuro.

Clases presenciales se retomarían en 15 días en Campeche y Chiapas: SEP

Una noticia que seguramente emocionará a uno que otro chamaco al que ya le urrrrrrge irse a patear botes de frutsi en el patio de la escuela… o lo que sea que hagan los niños de hoy en día. Luego de varios meses de cuarentena, en Campeche y Chiapas el regreso a las aulas ya es una posibilidad cercana.

Lo anterior fue dicho por el mero, mero titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma Barragán. Y bueno, retomar las clases presenciales sólo quiere decir una cosa: que en esas dos entidades el semáforo epidemiológico está próximo a cambiar a “Verde que te quiero verde”.

En imágenes: Los maestros le ponen mucha creatividad al regreso a clases a distancia

Foto: Facebook / Paty Jara

“No sabemos cuándo vamos a regresar a clases presenciales”, aclaró el secretario… peeero, agregó, si se trata de señalar en donde es más posible, el estado que va más adelante de todos es Campeche, y después de Campeche le sigue Chiapas”.

El pronóstico (que debe tomarse con calma, porque es eso, un pronóstico) fue echado por Moctezuma Barragán durante su participación en el foro “La visión de la educación en el entorno actual en México”.

En 15 días podríamos ver a los niños de Campeche y Chiapas yendo a la escuelita

Y bien, aunque el título de esta fregona nota lo dice, hay que remarcarlo porque ya es muy próxima la fecha. Según el titular de la SEP, una vez que Campeche y Chiapas pasen su semáforo a “verde”, entonces es cuando se evaluaría el regreso a las aulas.

¿Y el resto del país? Bueno, esperando que sea como destrabar un nudo, a partir de que un Campeche regrese a clases, se espera que paulatinamente pase lo mismo con las demás entidades.

Cabe señalar que el regreso no sería para retomar clases como si nada. Se implementarían estrictas medidas sanitarias, además de que los grupos se dividirían a la mitad y una parte iría determinados días de la semana y, la otra, los días restantes.

Por otra parte, el retorno a las aulas serviría para que los profesores hagan una evaluación diagnóstica de los alumnos. “Queremos que los maestros hablen, evalúen y chequen a cada niña, niño y joven, para ver qué es lo que traen del aislamiento, tanto del punto de vista académico como del punto de vista socio-emocional“.