Como sabrán, antes de irse de vacaciones, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), mandó un memorándum a diversas dependencias para instruirlos a desatender el cumplimiento de la reforma educativa (la cual, por cierto, está asentada en la Constitución). Y bueno, al respecto de tan peculiar orden, ya son varios los actores políticos que se han pronunciado en contra. Ahora, al ruedo entra la CNDH… y dice así, más o menos.

En un hilo de tuitazos, la Comisión Nacional de Derechos Humanos  (CNDH) conminó al presidente a cumplir con su cargo y respetar lo que dicta la Constitución. En pocas palabras: rectificar la instrucción girada –vía memorándum– para dejar de aplicar los contenidos de la reforma educativa y, en su lugar, “realizar el manejo de diversos aspectos y cuestiones vinculadas a la educación mediante procedimientos y medios ajenos a los previstos por la Constitución”.

De acuerdo con los mensajes difundidos por la CNDH en Twitter, AMLO debe conducirse con total independencia de coyunturas políticas o diferendos ideológicos y, por tal motivo, es preciso que cumpla con la obligación de proteger el derecho a la educación “reconocido tanto en la Constitución, como en diversos instrumentos internacionales suscritos”.

El pasado miércoles, AMLO frenó uno de los “logros” más cacareados del sexenio de EPN: la reforma educativa. Por medio de un memorándum, el Ejecutivo se dirigió a la Secretaría de Educación Pública (SEP), Gobernación y Hacienda, para dejar de hacer efectiva dicha reforma y, en su lugar, “buscar mecanismos alternativos”… no de forma permanente, sino en lo que se resuelven las nuevas enmiendas a la Constitución en materia educativa (aquellas que dio a conocer como “Iniciativa para la abrogación de la Reforma Educativa”).

amlo-memorandum-memo-reforma-educativa-cancelar

Foto: Presidencia

Pues, aunque sea con un “mientras tanto”, para la CNDH lo que está haciendo AMLO sí está muy manchado. “Nada debilita más al Estado de Derecho y a las instituciones que el hecho de que se promueva y ordene desde las instancias de poder el que la ley se desconozca, se incumpla y se deje de aplicar. Los derechos humanos sólo pueden ser vigentes en un entorno de legalidad”, critica en uno de los mensajes.

La CNDH concluye indicando que si al Ejecutivo no le parece lo que EPN o pasadas administraciones dejaron para chambear en materia educativa, lo que puede hacer es plantear propuestas al Legislativo, a fin de que éste haga (o no) las modificaciones prudentes… pero de otra forma nel pastel. “La ley, la educación y la vigencia de los demás derechos humanos, no puede ser botín o moneda de cambio ante intereses políticos, económicos o de cualquier otra índole”, concluye el hilo.