Foto: Cuartoscuro.

Punto para la COFECE: SCJN ordena suspender nueva política eléctrica

En redes hay quienes dicen que “no todo está perdido” y han aplaudido la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para admitir la controversia que presentó la COFECE (Comisión Federal de Competencia Económica) ante el acuerdo que da luz verde a la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional.

Este rollo empezó a hacer ruido en mayo pasado —los nombres de Rocío Nahle, secretaria de Energía, o Manuel Bartlett, titular de la CFE (Comisión Federal de Electricidad) estuvieron en el ojo del huracán precisamente por la publicación de la Política de Confiabilidad en el Sistema Eléctrico.

En este contexto, AMLO consideró que había que revisar el trabajo desempeñado por la COFECE en los últimos años —porque eso de la controversia estaba medio sospechoso.

La razón de la reacción de Presidencia y la controversia que presentó la COFECE tiene su base en un acuerdo con el que la Secretaría de Energía toma la dirección de la transmisión y distribución de la electricidad — mediante la concesión de permisos para nuevas centrales que produzcan energía.

¿Y luego? La COFECE dijo no estar del todo acuerdo con este cambio, ya que sesgaba la oportunidad para que otras empresas —distintas a la CFE— compitan en el sector energético.

cofece-controversia-scjn-energia-electrica

Foto: Cuartoscuro.

La SCJN da luz verde a controversia

Algunos pensaron que esta controversia sería bateada en el primer momento de su presentación. Sin embargo, la SCJN dio este paso:

Admitió a trámite la controversia constitucional en contra del Acuerdo de la Política de Confiablidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional.

Y uno de los efectos de esta decisión es un revés para los muchachos de la cuarta transformación —aunque sea de manera provisional.

Gracias a que se admitió a trámite esta controversia, se suspenden toooooooodos los efectos y consecuencias del Acuerdo por el que se emite la Política de Confiablidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 15 de mayo de 2020, hasta que se resuelva todo este rollazo.

Es decir, los puntos del acuerdo que le da la sartén por el mango a la Secretaría de Energía quedan suspendidos mientras se resuelve esta controversia.

Ojo, esta suspensión puede desaparecer siempre y cuando el gobierno de AMLO interponga un recurso ante la SCJN —por eso decimos que la orden de la Suprema Corte es provisional. Nada decisiva.

Los señalamientos de la COFECE

Entre otras cosas, la COFECE señala que si bien la Secretaría de Energía está velando por la producción de energía y el trabajo de empresas privadas y las llamadas “energías limpias”; hay algo que falla. ¿Qué?

 cofece-secretaria-de-energia-scjn

Foto: Cuartoscuro.

“La Política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad en el Sistema Eléctrico Nacional (Política), emitida por la Secretaría de Energía en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 15 de mayo de 2020, violenta los principios fundamentales de competencia y libre concurrencia ordenados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de modo que afecta su mandato constitucional e invade su esfera competencial. 

El instrumento publicado en el DOF afecta de manera grave la estructura económica del sector de electricidad, ya que elimina la posibilidad de que este opere en condiciones de competencia y eficiencia, así como en los términos dispuestos en el conjunto del marco normativo vigente del país para este sector. Ello porque la Política impugnada compromete tanto el acceso abierto y no discriminatorio a las redes de transmisión y distribución (insumo indispensable en esta industria), como el criterio de despacho económico que rige la operación del mercado eléctrico mayorista; asimismo, otorga ventajas en favor de ciertos participantes”.

O sea, el papel de la Secretaría de Energía como regulador puede incidir en la preponderancia de figuras como la CFE ante otras empresas —en especial, de las compañías privadas generadoras de energías limpias, como la energía eólica o solar.

¿Adiós energías renovables? Esto es lo que ha pasado con la SENER y Rocío Nahle