Mientras en Estados Unidos la Fiscalía General de California ya inició una investigación contra los Laboratorios Juul —que abarcan 75% del mercado en la producción de cigarros electrónicos—, en México la COFEPRIS apenas comenzó con los operativos para decomisar estos productos. Y ojo aquí que esta historia se desarrolló en la capital de Colima entre puestos que venden teléfonos celulares y tiendas de regalos que presuntamente vendían productos apócrifos.

De acuerdo con Noticieros Televisa, lo que la COFEPRIS (Comisión Federal para la Producción contra Riesgos Sanitarios) encontró y aseguró 430 productos como líquidos para vaporizar, cigarros electrónicos, baterías, filtros y hasta atomizadores —porque su venta incumplía con la fracción VI del artículo 16 de la Ley General para el Control del Tabaco–.

Productos apócrifos o adulterados

La Secretaría de Salud alertó a los mexicanos sobre el uso de ls cigarros electrónicos. Según esta dependencia, estos cigarros son igual de dañinos que los convencionales. A esto, súmenle que los productos sean falsos o las sustancias estén adulteradas.

Eso fue lo que pasó en Colima. Antonio Fermín, comisionado estatal de la COFEPRIS, explicó a Noticieros Televisa que varios de los productos confiscados en Colima provienen del extranjero —como China, Taiwán o Estados Unidos— y estos son adulterados o apócrifos.

En fin, a pesar de que los cigarros electrónicos “están de moda”, los operativos que llevará a cabo la COFEPRIS tienen como objetivo evitar la venta y el consumo de productos adulterados —“con ingredientes potencialmente tóxicos”—, que regularmente son buscados por adolescentes y jóvenes.

Cofepris-cigarros-electronicos-colima

COFEPRIS decomisó, el pasado 23 de septiembre, 430 cigarros electrónicos por incumplimiento de la norma sanitaria. Foto: ContraRéplica.