Foto: Twitter / PGR

Colaboradores de “El Mini Lic” son liberados, hubo errores en detención y supuesta tortura

Hasta parecería que lo hacen a propósito: otra vez, errores de las autoridades hacen que presuntos delincuentes queden en libertad. En esta ocasión, los descuidados elementos de la PGR no contaban con la orden judicial al momento de aprehender a colaboradores de El Mini Lic, hijo de Dámaso López, El Licenciado.

No por inocentes, sino por lo anterior, una jueza federal determinó que cinco de los seis detenidos no fueran vinculados a proceso, ya que consideró inverosímil el informe que las autoridades ofrecieron y, además, apuntó que la detención de los colaboradores de El Mini Lic podría haberse dado en un allanamiento.

De acuerdo con el reporte, era una fría noche cuando los polis andaban dando su rondín de vigilancia por la Colonia Jardines del Sur, en Xochimilco. De pronto, vieron que sujetos armados corrieron al interior de una vivienda… como los fulanos dejaron la puerta abierta, los agentes no dudaron en entrar sin pedir permiso, fue entonces que los cacharon en flagrancia, con kilos de droga y diferentes tipos de armas.

Aunque nada apantalladora, la anterior historia tampoco fue creíble para la jueza, quien señaló que, como los presuntos delincuentes no dispararon o intentaron disparar contra los policías, estos no tenían ninguna justificación para entrar a la casa sin orden de cateo.

“Existe inverosimilitud en el informe policiaco y esto encuentra apoyo en lo dicho por los propios imputados. Para la vinculación a proceso no sólo son necesarios indicios, sino indicios razonables. Considero que con los datos y medios de prueba no puede considerarse que exista razonabilidad en los indicios”, cita Reforma a la jueza.

Además de echarles pa’tras la vinculación a proceso, la Procuraduría tendrá que investigar la posible tortura que los escoltas del hijo de Dámaso López habrían sufrido por parte de las autoridades. Uno de ellos acusó que agentes de la Policía Federal Ministerial (PFM) trataron de asfixiarlos con bolsas de plástico en la cabeza, les metieron sus buenos patines y, además, amenazaron con matarlos si no revelaban el paradero de El Licenciado… y pues se las pusieron difícil, ya que su jefe es El Mini Lic, no el sucesor de Joaquín El Chapo Guzmán.