En el marco del Día del Trabajo conozcamos cómo se encuentran los derechos laborales en México, de acuerdo a datos difundidos por David Lozano, integrante del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM.

En nuestro país a partir del 2001 se ha intensificado el esquema de contratación outsourcing o subcontratación, por lo que las personas contratadas bajo este tipo de convenio carecen de condiciones dignas de trabajo y de prestaciones básicas como acceso a la salud, vivienda, vacaciones, aguinaldo, etcétera.

El outsourcing se ha incrementado sobre todo en el sector de los servicios, registrando actualmente un nivel del 60%. Por ejemplo, 90% de los trabajadores de la industria manufacturera electrónica son reclutados por este esquema -mediante el cual las empresas recurren a un tercero para la contratación-. El 23% de los prestadores de servicios educativos son subcontratados, en la industria, el 18%, y en la agricultura, el 27%.

Además de exentar a los empleadores de otorgar prestaciones a sus trabajadores, el outsourcing también los salva de cualquier responsabilidad jurídica y ante las autoridades respectivas. Los conflictos laborales son enfrentados  –en teoría- por las agencias de contratación.

De acuerdo al académico de la Facultad de Economía, todo esto deviene en una pauperización del mercado laboral, ya que implica que no importando el área productiva, los individuos realizarán su trabajo en las peores condiciones. También señaló que debido a que en México no existe un seguimiento de las condiciones laborales, se posibilita el incremento del outsourcing.

Por último, uno de los problemas que acarreará este esquema de contrato será el tiempo de vida productiva de los mexicanos, ya que la subcontratación además de aumentar los niveles de estrés, provoca un exceso de actividad laboral.

Vía: UNAM