Ya ven por qué si es bueno chutarse los programas de History Channel.

Topes en la pared y zapes de su familia debe de estar recibiendo quien puso a la venta un reloj que consideraba una baratija. Bueno, el problema no fue que lo haya puesto en venta, sino la cantidad de dinero que pidió por él: sólo $5.99.

Ahí en cuando entra en acción nuestro héroe, Zach Norris (no confundir con el de Salvados por la campana, ése es Zach Morris), un regordete sujeto que andaba buscando unos palos de golf en la tienda ubicada en Phoenix, Arizona, y en su lugar dio con el raro reloj Jaeger-LeCoultre de 1959… sí, rematándose por casi seis dólares.

El refinado sujeto de volada identificó el accesorio y no dudó en desembolsar la risible cantidad… después recuperó la inversión y más: revendió el reloj en 35 mil dólares en la página de internet Hodinkee.com.

“He encontrado algunas cosas en el pasado  (…) pero ésta es una de esas cosas que dices ‘un día, un día va a suceder… y me sucedió mí”, dijo el lucky bastard.

En vez de gastarse el dineral en mujeres y alcohol, Norris comentó a un medio local que planea costear –por fin- su boda: ‘Hemos estado planeando una boda por un tiempo, pero ahora que tenemos los fondos adicionales que vamos a seguir adelante (…)  Estamos muy contentos”.

El conocedor en relojería asegura que sólo se fabricaron 900 piezas del reloj de la suerte…

*Vía metro.uk