Uno ya no sabe cuándo El Peje habla en broma y en serio, así que tomen esta declaración como su ánimo se los permita: en uno de los mítines de la candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, el buen AMLO no se quedó con las ganas de tomar el micrófono. Claro, primero para pedir el voto a favor de Delfina Gómez y luego para pedir a sacerdotes y ministros que incluyan un mensajito en sus misas.

Con las campañas electorales por terminar, se viene el último gasto de campaña para los candidatos. Como en otras ocasiones, no será para la tortita, el frutsi o la gorrita… no, esos regalos ya son caducos. Para lo que servirá el último jalón a las billeteras es para la legendaria compra de votos. Y bueno, ya que los de la Fepade poco pueden hacer para evitar que los partidos políticos se atrevan a tal bajeza, AMLO pide la intervención divina.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Foto: Morena

Luego de pedir el voto para Delfina Gómez, en Tenancingo, Estado de México, el buen AMLO solicitó a ministros y sacerdotes catalogar como “pecado social” la compra de votos, a ver si así los herejes de la democracia evitan ofrecer dádivas a cambio del sufragio… o bien, que los todavía no evangelizados en la secta de “El Peje”, desistan de venderse a “la mafia del poder” por una tarjetita Monex.

Luego del llamado religioso, AMLO ofreció a militantes del PRI, PAN y PRD sumarse a la lucha (que él encabeza, claro) por una alternancia… bueno, aquí ya hablaba del cercano 2018, ya que pidió no tener miedo: en caso de ganar las elecciones presidenciales, México estaría lejos de convertirse en lo que es ahora Venezuela: “si apoyar a los pobres, apoyar a los adultos mayores, apoyar a los jóvenes es ser populista, que me apunten en la lista, y si ser mesiánico es combatir la compra del voto, también que ya de una vez me apunten, porque eso, repito, es un pecado social”.

Como lo ha hecho en repetidas ocasiones en entrevistas y spots, López Obrador aconsejó a los votantes a recibir todos los regalos de “los mañosos”, pero a la hora de la hora: “toma tu voto, toma tu voto Peña, toma tu voto Del Mazo, tomen sus votos corruptos, porque el voto es libre y es secreto, que cada quien vote por lo que le dicte su conciencia, el voto es la única arma que tiene el pueblo para lograr que las cosas cambien en su beneficio”.