Foto: Especial

¡Con cuidado! COFEPRIS alerta y pide dejar de tomar Ranitidina

¿Se acuerdan de que hace poco más de un mes un estudio internacional reveló que la Ranitidina tenía una sustancia posiblemente cancerígena? Pues las autoridades mexicanas ya tomaron decisiones categóricas en el asunto. Este martes, 29 de octubre, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) le pidió a todo mundo que dejen de tomar este popular medicamento para la acidez estomacal.

Sí… no importa la cruda o el antojo de birria, las autoridades piden encontrar otros tratamientos. 

ranitidina-medicamentos-novartis-produccion-cancerigeno-fda

De acuerdo con un comunicado publicado esta tarde en su sitio oficial, las decisiones de alejarse de la Ranitidina van en serio. A la población le piden evitar la compra, a las personas que la consumen regularmente le piden suspenderla, a las farmacias les piden dejar de venderlas y a los médicos que dejen de recetarla.

Si estás bajo un tratamiento que involucra Ranitidina, la Cofepris señala que debes acudir a tu especialista para que cambie tu medicación. 

“A los titulares de los registros sanitarios de los medicamentos que contienen en su formulación Ranitidina, suspender la fabricación, distribución y venta de estos productos, en tanto se toman las medidas que garanticen la seguridad del producto”, señalaron.

¿Y por qué las medidas tan extremas?

Sencillo: encontraron que los medicamentos con Ranitidina tienen un posible cancerígeno.

Específicamente se refieren a la N-nitrosodimetilamina que es conocida comúnmente como NDMA. El gobierno de Estados Unidos se refiere a esta sustancia como “muy perjudicial para el hígado en animales y seres humanos”. Las personas que se han contaminado por consumo presentan graves enfermedades hepáticas y por contacto han encontrado casos de cáncer de pulmón. Aunque su capacidad cancerígena no está completamente probada, sí señalan que “es razonable anticiparlo”.

suspenden-ranitidina-medicamento-posible-cancerigeno-alerta-cancer

Foto: Pexels

De todas maneras no le juguemos a los valiente y sigamos las indicaciones de COFEPRIS: no importa cuánto se te antoje ese caldito tralpeño, no te tomes una Ranitidina.