Foto: Especial

Con orden de aprehensión, excolaborador de Duarte se esconde en San Lázaro, espera amparo

Luego de conocer la orden de aprehensión girada en su contra, el diputado suplente, Antonio Tarín García, se atrincheró en las instalaciones de San Lázaro, para así gozar de la leve inmunidad que todavía recibe por parte de la legislatura.

Luego de conocer la orden de aprehensión girada en su contra, el diputado suplente, Antonio Tarín García, se atrincheró en las instalaciones de San Lázaro, para así gozar de la leve inmunidad que todavía recibe por parte de la legislatura. Aunque estaba por ser protegido por el fuero constitucional, ya que tomaría protesta para suplir al recién fallecido diputado Carlos Hermosillo (no confundir con el Grandote de Cerro Azul), la Mesa Directiva de la Cámara decidió que el priista no podía ocupar el cargo, debido a que en Chihuahua se le busca por el delito de peculado.

Tarín García se desempeñó como director de Adquisiciones durante la administración del ahora prófugo César Duarte, exgobernador de Chihuahua contra quien también se giró una orden de aprehensión por el delito de peculado en perjuicio de la administración pública.  De acuerdo con los primeros reportes, Duarte habría huido a la ciudad de El Paso, Texas, por lo que se solicitará a las autoridades de Estados Unidos su detención con fines de extradición.

Con independencia de que haremos las gestiones para que se pide la detención de Cesar Duarte en los Estados Unidos, con fines de extradición, hacemos votos para que sea expulsado bajo la cláusula de repatriación por pernicioso e indeseable de aquel país”, informó en conferencia de prensa el actual gobernador de Chihuahua, Javier Corral.

Las órdenes de aprehensión en contra de Duarte y Tarín forman parte de la denominada operación “Justicia para Chihuahua”, con la cual ya se logró la detención del exsecretario de Obras Públicas, Javier Garfio Pacheco,  y del exdirector de administración de la Secretaría de Hacienda, Gerardo Villegas, ambos también por peculado.

Aunque todo parecía indicar que Tarín García aplicaría la de Julio César Godoy Toscano, perredista que en 2010 era perseguido por la PGR por vínculos con el narco y que entró a San Lázaro en la cajuela de un auto, para después rendir protesta como legislador y de ahí darse a la fuga… pues no pudo.

“Temer o no temer, pues siempre hay que estar conscientes de las situaciones. Yo tenía un derecho de venir a cumplir con el orden del día para tomar protesta y uno debe ser congruente, así es que vamos a afrontar el tema”, cita Proceso a Tarín, quien al enterarse que el amparo que tramitó será resuelto en un lapso de hasta 72 horas, decidió quedarse a dormir en las instalaciones de San Lázaro.

De acuerdo con Proceso, Tarín, acusado del desvío de 300 millones de pesos del erario, es asesorado por abogados personales y no por el equipo de la fracción parlamentaria del PRI. Sin embargo, el vicecoordinador del tricolor en la Cámara, Jorge Carlos Ramírez Marín, señaló que su partido confía de la “probidad de sus acciones y el derecho que tiene de defenderse”. Por el momento los derechos partidarios del exfuncionario chihuahuense no serán suspendidos.

Por su parte, el coordinador de los diputados del PRI en Chihuahua, Fernando Uriarte, acusó que la persecución de la que es objeto César Duarte es “una burda maniobra distractora” por parte del gobernador Javier Corral.

Top Relacionadas
:)