Foto: Unicef

CONCAMIN consigue suspensión provisional de etiquetado frontal de alimentos

La modificación de la NOM 051 sobre etiquetado frontal de alimentos y bebidas no alcohólicas, una de las medidas para intentar reducir el sobrepeso entre la población, queda por el momento en standby, luego que el juzgado Séptimo de Distrito en Materia Administrativa otorgó una suspensión provisional a la CONCAMIN.

Lo anterior fue comunicado por el Consejo Coordinador Empresarial (del cual es parte la Confederación Nacional de Cámaras Industriales – CONCAMIN)… dejando claro que no es porque no quieran advertir al público sobre si sus productos tienen (o no) exceso de azúcares, grasas trans, grasas saturadas, sodio o contenido energético.

Diputados aprueban reforma para un etiquetado claro en alimentos y bebidas no alcohólicas

Foto: Pixabay

Las razones

Según el boletín difundido por el CCE, la suspensión a la norma sobre etiquetado se debe a que “hay dudas razonables sobre la transparencia y legalidad del proceso de discusión y aprobación de la norma, tal y como, desde el pasado 24 de enero, el sector privado mexicano lo manifestó a la opinión pública”.

Según el CCE, una norma sobre etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas debe estar completamente basada en informes técnicos, jurídicos y científicos… algo que consideran que no sucede con lo aprobado el pasado 24 de febrero por los os Comités Consultivos Nacional de Normalización de la Secretaría de Economía y el de Regulación y Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

“Creemos que la norma aprobada no permitiría a los consumidores tener la información adecuada para tomar las mejores decisiones para su alimentación”, agregó el CCE. En el etiquetado frontal buscan que haya información clara y veraz de las calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio… además de que tenga la información precisa de sus contenidos específicos. “Sólo así el consumidor podrá comparar entre productos”.

En respuesta a lo resuelto por el juzgado Séptimo de Distrito en Materia Administrativa, la Secretaría de Economía, Secretaría de Salud y COFEPRIS aseguran que, en la elaboración de la norma de etiquetado frontal, sí estuvieron involucrados a todos los sectores interesados… incluyendo el sector empresarial.

¿Tons, por qué la suspensión? Pues por lo que haya sido, ahora el Poder Judicial habrá de resolver el asunto y, ambas partes, “diiiiiiiicen” que acatarán la medida. A ver…