A pesar de que el expresidente de Brasil, Lula da Silva, ya se encuentra en prisión cumpliendo una condena por su participación en el caso de corrupción Lava Jato, este miércoles la justicia brasileña condenó a Lula a 12 años y 11 meses de cárcel en otro caso en su contra por los delitos de corrupción y lavado de dinero.

¿Y ahora por qué? 

Resulta que presuntamente Lula da Silva recibió más de 270 mil dólares en “propinas” con relación a un inmueble en Atibaia. Este departamento es propiedad del exalcalde de Campinas, Jacó Bittar (quien resulta es amigo del expresidente).

Las obras de este inmueble fueron financiadas por OAS, Odebrecht y Schahin. De acuerdo con la jueza Gabriela Hardt, Lula da Silva recibió una ventaja por ocupar el cargo de presidente de la República.