El día de ayer, el fiscal de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, confirmó la detención de José Ángel “N”, abuelo del menor de 11 años que disparó al interior de su escuela, Colegio Cervantes, en Torreón.

Este martes, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló sus cuentas.

Resulta que el abuelo tendría cuentas por más de 100 millones de pesos, compró seis camionetas de lujo en dos años y tenía flujos millonarios de dinero en efectivo, así como cuentas en Estados Unidos.

Lo anterior fue informado por el titular de la UIF, Santiago Nieto, quien aclaró que también las cuentas del papá del menor serán congeladas.

Los dos hombres serán investigados por lavado de dinero y defraudación fiscal.

El funcionario reveló que ni la abuela, Rebeca “N”, ni el abuelo ni el papá presentan declaraciones fiscales, por lo que se hará la denuncia correspondiente para proceder con el congelamiento. Aseguró que no hay un fundamento para que las cuentas reciban esos flujos de dinero.

José Ángel “N” (el abuelo), está acusado por las autoridades por el delito de omisión en el homicidio de la profesora María Asaff.

El delito se le imputó ya que se considera que fue negligente al tener armas de fuego (una de ellas de uso exclusivo del ejército) en el domicilio en donde vivía el menor agresor.

tiroteo-balacera-estudiante-primaria-torreon-muertos-heridos-colegio-cervantes

Colegio Cervantes. Foto: especial.

En caso de que se pruebe la responsabilidad del abuelo, podría ser condenado a entre 18 y 35 años en prisión. Mientras tanto se encuentra en el penal de Torreón.