A pesar de que en distintos estados del país algunos colectivos se han movilizado para impulsar la despenalización del aborto y se apruebe el matrimonio igualitario, Puebla va en dirección contraria. ¿Cómo? El día de ayer, el Congreso local —integrado en su mayoría por Morena— aprobó las reformas enviadas por el gobernador Miguel Barbosa.

¿Eso qué implica?

Las reformas dejan de lado el llamado de la sociedad y mantienen la penalización del aborto, así como las puertas cerradas al matrimonio igualitario.

Aborto 

Con esta decisión, el gobierno de Miguel Barbosa y el Congreso hicieron ligeros cambios al marco jurídico conservador de Puebla. De acuerdo con los diputados y las diputadas locales, las iniciativas del gobernador morenista fueron aprobadas con el fin de cumplir con las recomendaciones de la Conavim (Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres).

¿Y esto qué tiene que ver con la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario? Barbosa argumentó que se trataba de garantizar los derechos humanos de las mujeres.

La propuesta del gobernador de Morena modificó los códigos y leyes: para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, Ley para Prevenir y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, el Código Civil y el Código Penal de Puebla.

Congreso-Puebla-aborto-matrimonio-igualitario

Foto: Cuartoscuro.

Y durante más de ocho horas, los legisladores se pusieron a debatir qué rayos con las propuestas de Miguel Barbosa.

En cuanto a la despenalización del aborto, los diputados redujeron las penas pero la interrupción del embarazo aún sigue siendo un delito —con una pena de seis a un año de prisión. En este tema, Puebla ha sido un estado bastante conservador. ¿Ejemplos?

Las sanciones por la interrupción del embarazo tenían como agravantes la “mala fama“, “ocultar el embarazo” o “que se hubiera concebido fuera del matrimonio” —con una condena de hasta cinco años de cárcel.

Sin embargo, el Congreso de Puebla decidió eliminar esas definiciones. Sin embargo, el aborto continúa siendo penalizado.

Matrimonio igualitario

El Código Civil de Puebla determinaba que el matrimonio era un contrato civil, en el que un hombre y una mujer “se unen en sociedad para ayudarse en la lucha por la existencia”. Es decir, perpetuar la especie.

La propuesta de Miguel Barbosa sólo eliminó el rollo de “perpetuar la especie”, pero no abrió el camino para que el matrimonio igualitario fuera legal. Estos fueron los ligeros cambios en el marco legal de Puebla.