Conoce a los ganadores de los premios “anti-Nobel”

Todos hemos oído hablar sobre los premios Nobel, galardones que son entregados en una opulenta ceremonia llena de gente importante y pomposos científicos.

Todos hemos oído hablar sobre los premios Nobel, galardones que son entregados en una opulenta ceremonia llena de gente importante y pomposos científicos. Sin embargo, existe otro evento que también premia a las contribuciones de distintas disciplinas, pero que no goza de la fama ni el reconocimiento del primero.

Se trata de los premios Ig Nobel, los cuales se entregan cada año a diez grupos de investigadores que “primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar”. La idea es reconocer los trabajos científicos más disparados durante una ceremonia llevada a cabo en la Universidad de Harvard y organizada por la revista Anales de Investigación Improbable.

Entre los trabajos ganadores de esta edición se encuentra una teoría matemática que explica la forma del peinado en forma de cola de caballo, algo que de acuerdo con sus autores podría tener implicaciones en la industria textil y la animación por computadora. Asimismo, Frans de Waal y Jennifer Pokorny, se hicieron merecedores a un Ig Nobel de Anatomía, por descubrir que los chimpancés pueden identificar a otros mediante imágenes de sus traseros.

Cola de caballo, uno de los objetos de investigación

Como ya se habrán dado cuenta, las investigaciones son bastante particulares, aunque no por ello insignificantes, pues incluso algunos de los presentadores encargados de dar los galardones son verdaderos premios Nobel.

A continuación les dejamos la lista completa de los afortunados ganadores, una prueba irrefutable de que los científicos también tienen sentido del humor.

  • Psicología: Anita Eerland y Rolf Zwaan (Holanda) y Tulio Guadalupe (Perú/Rusia/Holanda), por su estudio “Inclinarse hacia la izquierda hace que la Torre Eiffel parezca más pequeña”.
  • Paz: La Compañía SKN (Rusia), por transformar antiguas municiones rusas en diamantes.
  • Acústica: Kazutaka Kurihara y Tsukada Koji (Japón), por la SpeechJammer, una dispositivo que deja “mudo” a cualquiera al hacerlo oír sus propias palabras con un ligerísimo retraso.
  • Neurociencia: Craig Bennett, Abigail Baird, Michael Miller y George Wolford (EE.UU.), por demostrar que los especialistas del cerebro, por medio de instrumentos complicados y estadísticas simples, pueden detectar actividad cerebral significativa, incluso en un salmón muerto.
  • Química: Johan Pettersson (Suecia/Ruanda), por resolver el misterio del por qué en ciertas casas de la ciudad de Anderslöv, Suecia, el pelo de la gente se volvió verde.
  • Literatura: La Oficina General de Rendición de Cuentas del gobierno de Estados Unidos, por un informe acerca de los informes sobre los informes que recomienda la preparación de un informe sobre el informe acerca de los informes sobre los informes. Algo así como la tesis de la película Inception.
  • Física: Joseph Keller (EE.UU.), Raymond Goldstein (EE.UU./Reino Unido), Warren Patrick y Robin Ball (Reino Unido), por el cálculo de la correlación de fuerzas que dan forma y movimiento al peinado conocido como cola de caballo.
  • Dinámica de fluidos: Rouslan Krechetnikov (EE.UU./Rusia/Canadá) y Hans Mayer (EE.UU.), por estudiar la dinámica de los líquidos para conocer qué sucede cuando una persona camina con una taza de café en la mano.
  • Anatomía: Frans de Waal (Holanda/EE.UU.) y Jennifer Pokorny (EE.UU.), por descubrir que los chimpancés pueden reconocer a otros de su especie con tan sólo mirar fotografías de su trasero.
  • Medicina: Emmanuel Ben Soussan y Antonietti Michel (Francia), por asesorar a los médicos que realizan colonoscopias, con el objetivo de minimizar la posibilidad de que sus pacientes exploten.

Vía: BBC Mundo

Top Relacionadas