¡Es igual a ese documental de Cementerio de Mascotas! Un gatito en Tampa, Florida murió atropellado, fue declarado muerto entre otras cosas porque tenía la mitad de la cabeza rota.

El gatito se llamaba Bart o bueno, se sigue llamando porque el muchacho regresó de la muerte y ni siquiera estamos bromeando.

No fueron 3 días, a nuestro amigo felino le tomó 5 días regresar de entre los muertos, pues al quinto día del entierro, el pequeño regresó a casa. La familia decía que al momento de su último adiós, el gatito estaba hasta frío.

El dueño de Bart dijo que a su regreso no tuvo dinero para llevarlo a un veterinario particular, entonces lo llevó a un hospital para animales público donde le retiraron el ojo izquierdo y le reconstruyeron su mandíbula.

Hasta este momento no se ha logrado explicar lo sucedido, pero claramente están olvidando los científicos que los gatos tienen 9 vidas.

Vía CNN

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook