Un asesino convicto en Iowa, en Estados Unidos, se jugó la vida en su último intento por conseguir la libertad. Benjamin Schreiber se enfermó de gravedad en su celda, murió momentáneamente y los médicos lograron revivirlo. Ahora, está alegando que merece libertad pues, técnicamente, ya cumplió su cadena perpetua.

En 1997, este hombre fue sentenciado a pasar toda su vida en prisión por homicidio doloso.

hombres-escapaban-prision-diario-whiskey

Foto de la reja en la cárcel del Condado Jefferson en Texas // Foto: Especial

En marzo de 2015, este convicto se enfermó de gravedad pues desarrolló unas piedras en los riñones tamaño industrial. Con los años, esa enfermedad se convirtió en septicemia y quedó desmayado en su celda. De acuerdo con CNN, el hombre murió de camino al hospital… sin embargo, después de cinco intentos, los médicos lograron revivirlo.

Y ahora está apelando que ya cumplió su sentencia de cadena perpetua.

“Schreiber (el convicto) dice que al morir en el hospital cumplió su condena de prisión de por vida y ahora se encuentra encarcelado de manera ilegal y tendría que ser liberado inmediatamente“, se lee en la apelación de su sentencia. Hace unas semanas un juez negó su petición, pero el caso ya escaló a un Tribunal de Iowa… pero como que no tienen muchas ganas de darle esta controvertida victoria legal.

En la opinión del Tribunal, el convicto protagonista de la historia no ha cumplido la condena de cadena perpetua. “La sentencia indica que deben pasar el resto de su vida natural en prisión, sin importar qué eventos ocurran antes de que termine su vida”, explicaron. Claro, unas cuantas líneas después se nortearon con su dictamen y empezaron a compararlo con un famoso gato.

“Si Schreiber está vivo, debe permanecer en la cárcel”, mencionan.“Si está muerto, entonces esta apelación no tiene sentido”

Aunque el convicto que murió momentáneamente y revivió para seguir en su vida carcelaria perdió esta batalla legal, es posible que quiera seguir luchando: todavía le quedan apelaciones en las cortes y podría escalar su caso dentro del Poder Judicial estadounidense.