Este jueves en conferencia de prensa, los representantes de los Centros Empresariales estatales de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) solicitaron al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador que se ponga fin a las afectaciones que se generaron por el cambio en la distribución de combustibles en varias zonas del país.

En este sentido, el presidente de la Coparmex Ciudad de México, Jesús Padilla, explicó que si se pide comprensión a la ciudadanía ante esta situación, los empresarios piden responsabilidad y eficiencia gubernamental.


Por su parte, el presidente de Coparmex a nivel nacional, Gustavo de Hoyos, explicó que en Michoacán, Querétaro y Guanajuato al menos 3 mil 500 empresas han registrado pérdidas hasta por mil 250 millones de pesos. Justo por lo anterior llamaron al gobierno a replantear la logística de distribución de gasolina para que se normalice el suministro lo antes posible.

Incluso se puso sobre la mesa que si la situación es que no hay gasolina suficiente, entonces se comience a importar combustible para atender la “contingencia”.

A pesar de esto, De Hoyos afirmó que los empresarios pueden aguantar todavía una semana más para poder “asimilar las pérdidas”.

 

El presidente de la Confederación explicó que la decisión política del presidente para terminar con la corrupción y el robo de combustible es adecuada pero la implementación por parte de su equipo es “desastrosa”.