Este lunes, una corte de Estados Unidos ordenó al gobierno de Corea del Norte que pague 501 millones de dólares por daños y perjuicios por tortura/muerte en contra del estudiante estadounidense Otto Wambier, quien murió en el 2017 tras ser liberado de una prisión norcoreana.

Hay que recordar que Wambier estaba en coma al momento de salir de prisión y murió, de acuerdo con los médicos forenses, por una falta de oxígeno y sangre en el cerebro.


De acuerdo con la jueza Beryl Howell del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Colombia, Corea del Norte es el responsable de la tortura, toma de rehenes y asesinato extrajudicial de Otto Warmbier, así como de las lesiones de su padre y madre.

Y justo esta sentencia llega en un momento en que las relaciones diplomáticas entre Corea del Norte y Estados Unidos están delicadas por las negociaciones de desnuclerarización de la península y el desmantelamiento del programa de armas de Pyongyang –capital norcoreana-.

Por su parte Corea del Norte ha culpado al botulismo y a que el joven tomó una pastilla para dormir. Obviamente, afirmó que no hubo tortura en su contra.