Conocido por crear a la popular “Mafalda”, Joaquín Salvador Lavado, “Quino”, celebra los 50 años  de su célebre personaje con la noticia de ser galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en Comunicación y Humanidades.

El reconocimiento fue otorgado por el jurado, debido a que la obra de Quino tiene “un enorme valor educativo y ha sido traducida a numerosos idiomas, lo que revela su dimensión universal. Sus personajes trascienden cualquier geografía, edad y condición social“.

Para obtener la presea que otorga la Fundación Príncipe de Asturias con sede en Oviedo, capital del Principado de Asturias, el argentino superó a 22 candidatos provenientes de 14 países, uno de ellos el periodista mexicano Jacobo Zabludovsky.

El nacido en argentina en 1932, con el golpe de estado de 1976 se exilió en Milán  y tiempo después, en 1990, adoptó la nacionalidad española. Su primer trabajo se publicó en 1954, pero su nombre se popularizó en 1964 con la publicación de la primera historieta de Mafalda, -la “heroína iracunda”, como la definió Umberto Eco-, personaje que fue creado para una campaña publicitaria fallida.

mafalda21

Desde 1973 Quino dejó de dibujar a Mafalda, sin embargo el interés y popularidad de la historieta ha perdurado al ser adaptada a distintos formatos: libros, caricaturas, versiones digitales y artículos (ropa, juguetes, papelería, etc). Sólo ha regresado a trabajar en ella para campañas de la Unicef y a petición del gobierno argentino.

“Mafalda, la principal protagonista del trabajo creativo de Quino, es inteligente, irónica, inconformista, contestataria y sensible. Sueña con un mundo más digno, justo y respetuoso con los derechos humanos. Al cumplirse el 50 aniversario del nacimiento de Mafalda, los lúcidos mensajes de Quino siguen vigentes por haber combinado con sabiduría la simplicidad en el trazo del dibujo con la profundidad de su pensamiento”.

Lo anterior reza en el acta del jurado de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981 y que otorgan a su ganador una escultura de Joan Miró –símbolo del galardón−, además de un premio de 50 mil euros, un diploma y una insignia. La entrega de los reconocimientos será en otoño en Oviedo, en un solemne acto presidido por el propio Príncipe de Asturias.

*Vía El País, Fundación Príncipe de Asturias