Foto: Cuartoscuro

¿Qué tan solidarios son los créditos a la palabra de AMLO para los microempresarios?

El coronavirus llegó y no sólo causó estragos en el sector salud. La economía a nivel mundial ha recibido un duro golpe y se ha estancado. Nuestro país no es la excepción y ante esta crisis el gobierno de AMLO ha dicho que no cederá —no pedirá un crédito al FMI para no endeudar más al país.

Peeeeeero, del otro lado de la moneda, Andrés Manuel López Obrador ha puesto en marcha la expedición de créditos a las microempresas formales e informales, orillándolas a pagar durante tres años un préstamo federal. ¿Cómo así?

Con los famosos créditos a la palabra, la Secretaría de Economía (SE) —a través del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Censo del Bienestar— planea ayudar a las pequeñas empresas para salir adelante en esta crisis.

Sin embargo, el plan trazado tiene un montón de contradicciones, por lo que difícilmente garantizará la preservación de los empleos y el funcionamiento de las microempresas —durante y después de esta crisis.

creditos-a-la-palabras-coronavirus-imss-amlo-microcreditos

Foto: Cuartoscuro.

Para entenderle más a este rollo, platicamos con Máximo Jaramillo, doctor en Ciencia Social con Especialidad en Sociología y colaborador de Gatitos contra la Desigualdad. Y este fue el panorama que topamos.

El plan de ayuda para las microempresas formales e informales

México no quiere endeudarse con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero creó un programa que implica una deuda —de 823 pesos mensuales durante tres años— para los dueños de pequeñas empresas formales e informales.

Algunos dirán, “eso pagaba por mi plan telefónico”. Pero lo cierto es que los ingresos en este sector son muy bajos y una carga por tres años de pagos sí está ruda.

negocios

Foto: Cuartoscuro

Para dispersar este recurso, se aprobó la liberación de créditos para cubrir —en un inicio— a 645 mil 102 microempresas formales —por parte del IMSS con una base de tres millones de créditos.

Y para las microempresas informales se aprobó un millón de créditos. Finalmente, a ojo de buen cubero, AMLO habló de más de cinco millones de pesos dispersados entre estos sectores. Pero…

Crédito solidario a la palabra vía el IMSS

Del 24 de abril al 15 de mayo, el IMSS liberó el plan de créditos por 25 mil pesos para las microempresas que cumplieran este requisito:

No haber despedido a sus empleados de enero a abril —se supone que esto era para comprobar la responsabilidad del microempresario y fomentar la ayuda en tiempos de crisis.

Aquí, los microempresarios tendrán el chance de comenzar a pagar 823 pesos a partir del cuarto mes —para que sea más llevadero el compromiso.

No obstante, aquí van las fallas: “Lo primero sería decir que no es lo más óptimo estar endeudando a los micronegocios durante esta etapa de crisis”, nos dice Máximo Jaramillo para explicarnos que con todo y estos meses de gracia, los pequeños empresarios tendrán que ponerse las súper pilas para hacer los pagos mes a mes hasta cumplir tres años.

Ojo, hay que tomar en cuenta que estamos en una crisis mundial y, por lo pronto, la economía no se recuperará del trancazo que le puso el coronavirus.

microcreditos-amlo-coronavirus-crisis-imss

Foto: Cuartoscuro.

Luego, los 25 mil pesos no son suficientes. ¿Por qué? “Los gastos en promedio en remuneraciones de un micronegocio —de seis a 10 empleados— son alrededor de 30 mil pesos”, nos señala Máximo Jaramillo vía telefónica. ¿Tons qué?

El IMSS ha explicado que estos créditos son dirigidos para pequeñas empresas que cuenten con la siguiente plantilla:

  • 1 a 5 empleados.
  • De 5 a 10 empleados.
  • De 10 a 50 empleados.
  • Y más de 50 empleos.

Entonces, con 25 mil pesos, está en chino que las empresas con más de seis empleados cubran sus gastos.

creditos-solidarios-palabra-imss-amlo

Foto: especial.

Eso no es todo, la restricción de tomar en cuenta sólo a las microempresas que no despidieron a sus empleados en el primer trimestre de 2020 y parte de abril es algo así como una estigmatización —que igual sirve para fines discursivos, pero no para objetivos prácticos.

¿La razón? De acuerdo con el IMSS este requisito ayuda a incentivar el apoyo en tiempos de coronavirus. Pero no garantiza que los empleos se preservarán con la entrega de los créditos.

En una clara contradicción. No garantiza que se evite el desempleo en el futuro y sí castiga a los micronegocios que están en una situación más vulnerable antes y después de la crisis”, precisa Jaramillo.

Crédito Solidario a microempresas informales vía el Censo del Bienestar

No necesariamente van a recibir el apoyo quienes más lo necesitan“, dice el colaborador de Gatitos contra la Desigualdad sobre los créditos solidarios a la palabra para microempresas informales. ¿Y eso?

La bronca de este programa está en su origen. O sea, el Censo del Bienestar. Las microempresas que solicitaron los 25 mil pesos tenían que estar inscritas en este censo —llevado a cabo hace dos añotes, en un contexto totalmente distinto al de esta crisis de coronavirus.

credito-a-la-palabra-secretaria-del-bienestar-coronavirus

Foto: Secretaría del Bienestar.

Pero ahora se desconoce si la dispersión del millón de créditos cayó en las manos de quienes más lo necesitan —hay que tomar en cuenta que existen microempresas informales que NO formaron parte del Censo y aunque al último se les abrió las puertas, hay incertidumbre sobre la distribución de los recursos.

“La realidad es que las preguntas en el cuestionario no te dan para hacer una focalización con esos criterios (¿qué tan profunda es la situación de pobreza en esos hogares?, ¿cómo ha sido el impacto de la pandemia en ellos?)”, y con esta observación Máximo Jaramillo nos ayuda a notar que la selección para dispersar los créditos pudo ser aleatoria entre los 32 millones de hogares censados.

Las trabajadoras del hogar

El programa del IMSS también abrió sus puertas a las trabajadoras del hogar. Pero no es una noticia cien por ciento positiva. El Instituto ha reconocido que los ingresos de las trabajadoras es alrededor de cuatro mil pesos al mes.

Con el crédito, el gobierno obliga a que ellas paguen el 20% de sus ingresos —en un compromiso por tres años.

trabajadoras-del-hogar-creditos-amlo

Foto: Cuartoscuro.

Las alternativas

En resumen, los créditos son restringidos. Y habrá quienes digan que esa fue la única alternativa para que el gobierno no adquiriera una deuda ante el FMI.

Pero no es del todo cierta, tanto la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) y la Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) han dado un par de opciones.

PIB de México podría caer entre 3.8 y 6% ante coronavirus, prevé la Cepal

La Cepal recomendó las prórrogas para los pagos de impuestos o conceder el salario mínimo —123, 22 pesos— a las personas que no tengan un ingreso fijo —de entre 18 y 65 años de edad.

Y esto se llevaría a cabo mediante transferencias mensuales que el gobierno de AMLO podría sortear. ¿No es suficiente?

La Unicef lanzó una propuesta con base a las transferencia mensuales —pero relacionadas con los programas del Bienestar existentes.

AMLO-donaciones-investigadores-conacyt-coronavirus

Foto: Cuartoscuro.

Aunque estos programas —Programa del Adulto Mayor y Para Personas con Discapacidad, Becas Benito Juárez, Becas de Niños y Niñas e Hijos de Madres Trabajadoras— NO son suficientes para cubrir los estragos de una epidemia; podrían funcionar con transferencias mensuales que adelanten la entrega de los recursos.

Ojo, ninguna de estas propuestas implica el endeudamiento de la población.

Después de tanto choro sobre los créditos, lo que sí es seguro es esto: “(Se está) endeudando o comprometiendo a los hogares por cerca del 20% de sus ingresos, es una situación compleja y triste que una crisis termine golpeando tan fuerte por tres años a los micronegocios y los hogares”, de acuerdo con Máximo Jaramillo de Gatitos contra la Desigualdad.