Entonces prendes la televisión y ves a López-Dóriga informándote que para acabar con los “atacantes” debes de remover su cabeza o destruir su cerebro. Sacado de onda te asomas a la ventana y ahí está; el apocalipsis zombie se ha desatado y estás en medio de todo.

¿Qué hacer?

Bueno, antes que nada olvida esa idea de que ir a un supermercado te mantendrá con vida porque no sirve, los no-muertos lograrán entrar y acabar contigo, pero tranquilo, para nuestra suerte, la ciencia decidió ponerse a trabajar en intereses generales y ha encontrado la respuesta.

Según los investigadores de la Universidad Cornell en Estados Unidos, contrario a lo que hemos visto en las películas, las primeras ciudades en caer serían las más grandes y los pueblitos alejados de las grandes urbes opondrían más resistencia, pero eso no es muy científico.

La estrategia de los hombres de ciencia es ir al este si vives en Estados Unidos, o si no, ir a cualquier lugar rocoso o montañoso. Esto dicen:

Los que quieran estar a salvo de los zombies deben de dirigirse a zonas montañosas. Sí, las ciudades más grandes estarán acabadas en pocos días, pues hay más personas a quienes infectar, pero una vez que los zombies acaben con todos ahí, su población crecerá mucho más lento y todos los demás tendremos meses para prepararnos y contraatacar”.

Así que ya lo saben, ciudades pequeñas, zonas rocosas y mucha suerte… para un poco de suerte extra; una escopeta.

Vía Newser

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook