Que no haya ninguna duda: La batalla que se vive en Estados Unidos sobre la neutralidad de la red terminará por marcar el futuro del internet tal y como lo conocemos.

Y no se sorprendan si esta semana alguno de sus sitios favoritos como Twitter, Facebook, Youtube, Netflix,  Amazon o Pornhub lucen un tanto diferentes, pues todos estos gigantes han decidido sumarse al Day of Action, una iniciativa que busca oponerse a los cambios propuestos en Estados Unidos a las medidas que rigen la neutralidad de la red.

Pero, ¿qué es la neutralidad de la red?

Vayamos por partes. Si se están preguntando qué diablos es la neutralidad de la red y por qué nos importa a todos, debemos partir de la máxima que dicta que la neutralidad de la red es el principio que garantiza que cualquier proveedor de servicios de internet debe dar a los consumidores un acceso igual a todos los contenidos legales, sin importar su fuente o plataforma.

Esto quiere decir que ningún proveedor de internet puede manipular la velocidad con la que se cargan los datos de ningún sitio o plataforma en particular.

Los proveedores de servicios tampoco pueden dar un trato preferencial a alguna plataforma. Es decir que la neutralidad de la red garantiza que todos tengamos el mismo acceso a todos los contenidos que existen en internet.

Sin embargo, esto es algo que Donald Trump quiere cambiar bajo el argumento de que la neutralidad de la red impide a los operadores ganar suficiente dinero como para invertir en mayor infraestructura.

Y es que bajo la lógica de Trump, los proveedores de servicios deberían poder cobrar extra por permitirnos navegar en ciertos sitios, de acuerdo a su conveniencia. Esto significa que tu compañía de internet podría regular la velocidad de tu conexión dependiendo los sitios que quieres visitar. Si es uno afín a sus intereses, podría hacer que estos carguen más rápido, pero si por el contrario se trata de sitios alternativos o que puedan ser de su competencia, podrían hacer que estos se carguen mucho más lento.

Esto claramente es un conflicto de intereses que atenta directamente contra todos los usuarios de la red. Y es que, por poner un ejemplo más claro, esto es lo que ocurre con COMCAST en Estados Unidos, una compañía que además de proveer servicios de internet, se encarga de operar varios servicios de televisión por cable, incluyendo todos los canales de NBC que son de su propiedad. Bajo la reglamentación actual, que garantiza la neutralidad de la red, Comcast está obligada a brindar la misma velocidad de conexión para ver sus películas que las de cualquier otra compañía, como pudiera ser Amazon o Netflix. Pero si se aprueban los cambios que propone la administración Trump, podrían hacer que todos sus contenidos carguen mucho más rápido que los de sus competidores, suponiendo así un grave atentado contra la libre competencia y probablemente contra la libertad de expresión.

Battle For The Net Video Bumper from FFTF on Vimeo.

Es por ello que se ha creado el movimiento Fight for The Future, con el que organizaciones civiles y grandes empresas tecnológicas han decidido protestar a través de sus plataformas el día de hoy, y así dar mayor visibilidad a una de las grandes máximas que nos rigen: la neutralidad de la red.

Entre más gente sepa y participe, mayor será la presión contra el Congreso norteamericano y por consiguiente será mucho más difícil que voten a favor de la reforma que podría cambiar internet tal y como lo conocemos.

“Cuando Internet se une, podemos detener la censura y la corrupción”, dice una de las ONGs que convocan a la protesta y si bien es cierto que por ahora no se sabe de qué forma participarán, Google, Facebook, Youtube, Netflix, Spotify y hasta Pornhub se han sumado a la protesta.

Y si quedaba duda sobre la importancia de este día, John Oliver nos explica por qué todos deberíamos estar preocupados por la neutralidad de la red.

Únete a la protesta, aquí.