Seguro lo leíste en algún lado: el gobierno de la CDMX y su Secretaría de Movilidad se convirtieron en el novio celoso y stalker de sus ciudadanos. Presuntamente, nuestras autoridades firmaron un acuerdo con Uber, Didi, Cabify y ese tipo de apps, con el que tendrán información detallada de todos los viajes (y sus viajeros) que se hagan en la capital. Está cañón, ¿no? ¿Big Brother? ¿El Miniver? ¿Gobierno espía? La verdad es que ni muy muy, ni tan tan.

El acuerdo es real (y enorme), pero tampoco es como que van a recuperar tu ADN de la manija de los autos.

Aquí te contamos todo lo que de verdad se firmó, cómo se firmó, las posibles implicaciones y especialmente, te decimos a detalle, los datos que el gobierno de la CDMX guardará de todos los viajes en Uber, Didi o Cabify.

¿Qué @#$% se firmó?

Vamos a ponernos legales por un minuto: este pasado 15 de octubre, se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México un aviso sobre las nuevas reglas del juego para que se pueda dar el servicio de transporte privado de pasajeros… o sea, para que funcionen legalmente Uber, Didi, Cabify y todas las aplicaciones que salgan. Específicamente se mencionaron los “requerimientos de entrega de información que deberán cumplir”.

Pueden encontrar el documento AQUÍ, en la página 17.

gobierno-cdmx-viajes-uber-revisar-datos-informacion-conductores-usuarios-real-03

Andrés Lajous, titular de la Secretaría de Movilidad de la CDMX y Sheinbaum por ahí // Foto: @LaSEMOVI

Ahí se establece que todos lo datos que se obtengan de los viajes tendrán que ser compartidos con tres instancias: la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (SEMOVI), la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) y una tercera organización independiente en la que todos se pongan de acuerdo.

¿Pa’ qué cuernos se firmó?

Ya sabemos que Uber, Didi o Cabify sí van a tener que entregar información de sus viajes y a qué autoridades se la van a dar… entonces, ¿para qué? La versión oficial (lo dijo la SEMOVI en un comunicado) es que este acuerdo se firmó para “analizar su operación (…) y generar políticas en beneficio de la Ciudad”. 

También agregaron que (según) servirá para complementar la red de transporte público, impulsar medidas de seguridad vial y hasta para prevenir el tráfico.

¿Y las aplicaciones como Uber, Didi o Cabify por qué la firmaron? Sencillo: en el capítulo V del aviso publicado esta semana dice que si no entregan la información les revocarán el registro. Si no le entran, no podrán funcionar en la CDMX. 

¿Qué información van a tener de los viajes que se hagan?

Ahora sí, llegamos a la parte importante. La información que Uber, Didi o Cabify tendrán que entregarle a las autoridades de la CDMX está establecida en el Capítulo III y IV del aviso publicado esta semana.

Y es un chin… montón. Mucha, es mucha información de los viajes.

Cada mes, las aplicaciones tendrán que entregarle a la SEMOVI y la Agencia Digital (dividido en cada hora de cada día) un reporte que contenga el total de viajes que se hicieron, el total de vehículos que iniciaron un viaje y el total de vehículos que estuvieron disponibles para aceptar solicitudes. 

También tienen que dar datos sobre la distancia total recorrida (en kilómetros) cuando traen pasajeros, el tiempo total que pasan con pasajeros, el tiempo total de espera entre la solicitud y que te recojan, el tiempo total que pasan sin recibir solicitudes, la cantidad de viajes en los que la conductora es mujer y la distancia que recorren los choferes en lo que llegan a recoger a los usuarios una vez que recibieron una solicitud.

gobierno-cdmx-viajes-uber-revisar-datos-informacion-conductores-usuarios-real-04

Algunos de los datos // Foto: Captura de pantalla del documento

Luego, dividieron la ciudad en 85 diferentes distritos y tendrán información desagregada de cada uno… igual, cada hora de cada día. Ahí pidieron el multiplicador de tarifas en los distritos, la cantidad de viajes que se iniciaron en cada zona, los que terminaron en cada distrito y una similar: el tiempo y la distancia que recorrió cada conductor mientras estaba completando un viaje.

Todos estos datos tendrán que darlos especificando cómo midieron las distancias y qué navegador (Waze, TomTom, Google Maps, etc.) utilizaron en su viaje. Damn. 

¿Qué datos van a tener de los conductores?

Sí… todo ese mentado chorizo que se acaban de aventar no es la única información que las autoridades de la CDMX le pidieron a Uber, Didi o Cabify. También tienen todo un apartado especial sobre los datos que tendrán de cada uno de los conductores.

Tendrán una base de datos con el género del conductor, la edad, el tiempo (en días) desde que el conductor aceptó un servicio, las horas que pasó el conductor conectado durante cada mes, las horas que pasó con un pasajero a bordo, la cantidad de viajes que completó y sus ingresos totales por bonos y propinas. 

Foto: Cortesía

Según la propia Secretaría de Movilidad, cada dato del conductor tendrá que ir ligado a un número aleatorio… para evitar identificaciones personales. 

Igual exigieron una base de datos de los incidentes de tránsito reportados dentro de las aplicaciones (choques con bicis, motos, coches, atropellados y volcaduras). Claro, como todo lo demás, tendrán que ir unidos a datos personales como números de placa, número de licencia, coordenadas donde ocurrió el accidente, fecha y hora reportada.

¿Y eso en qué me preocupa?

Si ya llegaste hasta aquí… wow. Pero volviendo a lo importante: ya pudiste comprobar que la Secretaría de Movilidad y la Agencia de Innovación Digital de la CDMX están pidiendo una cantidad bárbara de información a todas las aplicaciones. ¿Eso a mí en qué me preocupa?

Las autoridades confirmaron (y tú puedes comprobarlo) que no pidieron información a los usuarios, nomás a los conductores. “Y ciudades como  Nueva York, Londres, Chicago y Sao Paolo han solicitado esta información para generar políticas publicas en beneficio de la ciudadanía”, aclararon en su comunicado. Sin embargo, igual está como para ponerse sospechoso.

A veces subestimamos la cantidad de información que producimos los ciudadanos y los diferentes usos que un gobierno podría darle.

“La mejor manera de vigilar a una población es que no sepan cuando los están vigilando y cuando no”, señala Marta Peirano, una periodista especializada en tecnología. “El problema es que la existencia misma de la información nos hace vulnerables de maneras que no podemos siquiera anticipar. Tenemos que poner cortinas en nuestras casas, no esperar a que nos las pongan por fuera”. 

Mientras… ya lo saben: esta es la información que el gobierno de la CDMX tendrá sobre los viajes de Uber, Didi o Cabify en la capital.