¿Destituir a Donald Trump?, ¿al presidente más popular que Estados Unidos ha tenido?, estas son las preguntas que el controvertido mandatario ha lanzado en Twitter ante un posible juicio político orquestado desde las filas del Partido Demócrata en el Congreso.

Según Trump —que ya anda pensando en las elecciones de 2020—, desde la Cámara de Representantes, los demócratas ven en la impugnación de su mandato la oportunidad para quitarlo de la carrera electoral “porque saben que no pueden ganar”.

Los tuits de Trump

“Como lo he dicho muchas veces, si los demócratas toman la Cámara de Representantes o el Senado, habrá una interrupción en los mercados financieros. Ganamos el Senado, ellos ganaron la Cámara. Las cosas se calmarán. Sólo quieren impugnarme porque saben que no pueden ganar en 2020, ¡mucho éxito!”, fue el primer tuit con referencia al posible juicio, en medio de la trama rusa y las desacreditaciones que la Casa Blanca ha sufrido por distintos temas —que van desde la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París o la política de cero tolerancia contra los migrantes ilegales—.

Para completar la idea, se dio tiempo de escribir un segundo tuit en el que cuestionaba las razones para que “el presidente de Estados Unidos” fuera llevado a juicio:

“¿Cómo impugnas a un presidente que ha ganado quizás la mayor elección de todos los tiempos, no ha hecho nada malo (sin colusión con Rusia, porque fueron los demócratas que coludieron) tuvo los dos primeros años más exitosos que cualquier presidente y es el más popular en la historia del partido?”.

Con esos aires de grandeza y confiado en que sus fans continuarán apoyando —o ignorando— sus propuestas, el magnate se enfrentó por la vía digital a los pasos que ha dado el Partido Demócrata a través de dos de sus representantes: Brad Sherman y Al Green.

La posible impugnación

La incidencia del gobierno ruso en las elecciones de 2016, en Estados Unidos, aún no ha sido confirmada por el FBI (la Oficina Federal de Investigación por sus siglas en inglés), pero mientras continúa el caso, dos funcionarios han declarado de manera pública que Donald Trump podría ser llevado a juicio político.

Se trata del congresista, representante de California, Brad Sherman, quien el día de ayer volvió a presentar una serie de artículos para armar el juicio contra Trump —de acuerdo con el funcionario, estos artículos habían sido presentados por primera vez en julio de 2017—, por obstrucción de la justicia.

Al llamado se sumó Al Green, representante de Texas, quien consideró que con el inicio de 2019 hay oportunidades para llevar a Donald Trump a juicio por las “injusticias” que el magnate ha cometido durante los dos años de su gestión.

¿Qué tal? De esta manera se mueve el tablero político en Estados Unidos en busca de aplicar algo similar a lo que sucedió con Dilma Rousseff, quien fue destituida de su cargo por maquillar el déficit presupuestal durante su Presidencia en Brasil, en 2016.

**Foto de portada: Getty Images.